El partido de Macri gana elección previa a legislativas argentinas

Anuncios

Buenos Aires (AFP)

El partido del presidente argentino Mauricio Macri venció en las elecciones a gobernador en la provincia de Corrientes (noreste), donde su coalición ya era gobierno, en un triunfo que impulsa al oficialismo para las legislativas nacionales del 22 de octubre.

Gustavo Valdés, de la coalición oficialista Cambiemos se imponía con 54,08% de los sufragios según el recuento de votos en 98% de las mesas, en esta provincia que desde hace 16 años gobierna la Unión Cívica Radical (UCR), aliada de Macri desde las presidenciales de 2015.

"El triunfo de Valdés consolida el cambio que se viene dando en todo el país", dijo el jefe de Gabinete Marcos Peña la noche del domingo en Corrientes desde donde celebró el triunfo con otros funcionarios.

Argentina tendrá elecciones legislativas de medio término en dos semanas. El oficialismo aspira a conseguir el dominio de las cámaras, donde pese a no contar con mayoría ha podido imponer su criterio desde que asumió en diciembre de 2015 merced a aliados.

Los sondeos indican una tenue ventaja para la coalición de Macri, aunque muestran una tendencia polarizada con el peronismo y un fuerte porcentaje de indecisos.

La principal figura de la oposición es la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015), de 64 años, candidata a senadora nacional por la provincia de Buenos Aires, principal distrito del país con 40% del padrón electoral nacional.

En las Primarias Abiertas Simultáneas y obligatorias de agosto, Kirchner fue la más votada en esa provincia (34,27%), apenas 20.000 votos arriba del candidato de Cambiemos Esteban Bullrich (34,06%), lo que le debería asegurarle un escaño.

El 22 de octubre se renuevan la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado, además ocho provincias elegirán sus tres senadores.

Kirchner, que enfrenta varias causas judiciales por presuntos sobornos y lavado de dinero, ha llamado a "ponerle límites al gobierno" y denunció que Macri prepara "un nuevo ajuste" económico para después de los comicios.

La situación económica sigue siendo el talón de Aquiles del gobierno. Desde que asumió Macri impulsó una devaluación con ajustes de 400% promedio en tarifas de servicios y recortes de pensiones.

Pese a augurios de fuertes inversiones, se han producido a cuentagotas en año y medio de gobierno. El consumo sigue en derrape y la balanza comercial en rojo al igual que el déficit fiscal.

La deuda aumentó 25% desde que asumió Macri y se ubica en 51,2% del PIB, según el Banco Central.

Pese a todo el PIB acumuló un alza de 2,1% en el primer semestre de este año comparado con 2016.