Una indígena muerta y tres heridos en choques con la policía en Colombia

Anuncios

Bogotá (AFP)

Una indígena murió y otros tres resultaron heridos el domingo en el oeste de Colombia en el marco de un operativo de desalojo de la policía antidisturbios en tierras en disputa, informó una organización social.

Efigenia Vásquez Astudillo, una comunera del pueblo Kokonuko, "fue asesinada por la institución policial del Estado ESMAD (policía antidisturbios)" en el predio Aguastibias, municipio de Puracé, departamento del Cauca, indicó este lunes en un comunicado la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC).

Vásquez, de 27 años y madre de dos hijos, recibió "dos tiros en el pecho y uno en la pierna", mientras otros tres indígenas resultaron "gravemente" heridos luego de que la policía abriera fuego contra los reclamantes, dijo a la AFP el líder kokonuko, Alberto Yace.

Los lesionados fueron trasladados al hospital San José de la capital departamental Popayán, agregó.

Yace sostuvo que los kokonuko hacen presencia desde hace seis meses en ese terreno, que reclaman como territorio ancestral pero que es utilizado por privados para actividades turísticas.

La policía, que lamentó el fallecimiento de Vásquez, anunció en un boletín su disposición para colaborar con la fiscalía en el esclarecimiento de los hechos.

Además, afirmó que los uniformados "fueron agredidos con elementos no convencionales lanzados por los indígenas" cuando intentaban "despejar" las vías de acceso, bloqueadas por los comuneros.

Los uniformados arribaron al lugar en cumplimiento de una orden judicial "en razón a los actos de violencia sistemáticos en contra del predio, visitantes y el propietario" por parte de los kokonukos, agregó.

Los enfrentamientos en el Cauca, un departamento con fuerte presencia indígena y duramente afectado por el conflicto armado de más de medio siglo, se suman a la muerte de seis campesinos cocaleros, entre ellos dos indígenas, la semana pasada en el municipio de Tumaco, fronterizo con Ecuador.

La Defensoría del Pueblo, que vela por los derechos humanos en Colombia, y las comunidades han advertido sobre la presunta responsabilidad de la policía en la muerte de los labriegos, aunque el gobierno ha señalado a disidentes de la guerrilla FARC que se apartaron del proceso de paz.

Los campesinos protestaban contra la erradicación de cultivos ilícitos por considerar insuficientes las ayudas económicas que ofrece el gobierno a cambio de que siembren productos lícitos.