Africa

Liberia votó para elegir a su segundo presidente después de la guerra

Los agentes de votación comienzan a contar las papeletas para la elección presidencial liberiana en una mesa de votación en Monrovia, 10 de octubre de 2017.
Los agentes de votación comienzan a contar las papeletas para la elección presidencial liberiana en una mesa de votación en Monrovia, 10 de octubre de 2017. Thierry Gouegnon / Reuters

2,2 millones de personas acudieron a más de 5.000 colegios electorales este 10 de octubre, para decidir quién será el sucesor de la primera y única presidenta de África, Ellen Johnson-Sirleaf.

Anuncios

Sin incidentes se llevó a cabo la jornada, que se logró concretar a pesar de las dificultades que enfrentó la Comisión Electoral, pues el país está en plena época de lluvias y fue necesario transportar las papeletas para las votaciones con camiones, motos y hasta canoas, a los lugares más remotos de la nación africana.

El 25 de octubre se conocerán los resultados de los comicios, que contaron con la participación de 20 candidatos. Para que ese día sea definitivo el resultado y se evite la segunda vuelta, el vencedor debe lograr la mayoría absoluta; es decir, más de la mitad de los apoyos totales.

Entre los aspirantes, uno de los favoritos para ocupar la presidencia es el actual vicepresidente Joseph Boakai, del gobernante Partido de la Unidad (PU).

También suena fuerte el nombre del popular exfutbolista George Weah, miembro del colectivo Congreso para el Cambio Democrático (CCD), quien en 1995 se coronó como el único Balón de Oro africano y es considerado el mejor jugador de la historia del continente.

George Weah, exjugador de fútbol y candidato presidencial del Congreso para el Cambio Democrático muestra su tarjeta de votante en una mesa de votación en Monrovia, Liberia, 10 de octubre de 2017.
George Weah, exjugador de fútbol y candidato presidencial del Congreso para el Cambio Democrático muestra su tarjeta de votante en una mesa de votación en Monrovia, Liberia, 10 de octubre de 2017. Thierry Gouegnon / Reuters

La labor más importante del nuevo mandatario será continuar la tarea de mantener la paz, liderada hoy por la actual presidenta y premio Nobel de la Paz en 2011, Ellen Johnson-Sirleaf, quien finaliza un gobierno de transición tras el exilio del sanguinario presidente Charles Taylor en 2003, condenado por el Tribunal Especial para Sierra Leona de la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de guerra.

Sirleaf logró la retirada de la misión de paz de la ONU, que estuvo activa trece años, así como el levantamiento de sanciones impuestas al país tras dos guerras civiles, la primera de 1989 a 1996 y luego de 1999 a 2003.

Los enfrentamientos le costaron la vida a más de 150.000 personas y obligaron a miles de ciudadanos a desplazarse por la fuerza y a buscar refugio en países vecinos.

En ese contexto, la jornada de este martes quedará registrada en la historia como la tercera elección democrática en Liberia después de dos guerras civiles. La primera de 1989 a 1996 y la segunda de 1999 a 2003.

Será también la marca inicial del primer traspaso democrático de poderes entre dos presidentes elegidos por el pueblo desde 1943.

Por otro lado, el nuevo mandatario también tiene el reto de sacar adelante un país en crisis económica y social tras la epidemia de ébola de 2014, que implicó más de 10.000 contagios y más de 4.600 muertes.

El ganador de los comicios llegará al cargo con cifras muy negativas. 50% del país vive por debajo del umbral de pobreza y la esperanza de vida por habitante es de 62 años.
 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24