Saltar al contenido principal

HRW reprocha a la policía española un uso "excesivo de la fuerza" en Cataluña

Anuncios

Madrid (AFP)

La policía española hizo un uso "excesivo de la fuerza" el 1 de octubre, al tratar de impedir en Cataluña el referéndum de autodeterminación prohibido por la justicia, denunció este jueves en un informe Human Rights Watch (HRW).

La ONG investigó en tres localidades catalanas donde hubo incidentes violentos, y afirmó que allí la policía nacional y la Guardia Civil emplearon "porras contra manifestantes pacíficos" y causaron "numerosos heridos".

"Puede que la policía tuviera la ley de su lado, pero no le daba derecho a ser violenta con manifestantes pacíficos", opinó Kartik Raj, analista de HRW.

Las imágenes de las cargas policiales durante la consulta, que las autoridades separatistas catalanas afirman haber ganado con un 90% de síes a la secesión y una participación del 43%, escandalizaron a la opinión pública local y dieron la vuelta al mundo.

En esas cargas hubo al menos 92 heridos, y más de 800 personas requirieron atención médica, según el ejecutivo regional. El delegado del gobierno español en Cataluña, Enric Millo, pidió por ello disculpas cinco días más tarde.

"Hasta la fecha del 8 de octubre, 23 tribunales catalanes recibieron informaciones sobre comportamientos inapropiados de la policía. Un tribunal, en particular, está examinando las denuncias presentadas por 36 personas, relativas a 17 lugares de Barcelona", destaca HRW.

Otras ONG, contactadas por la AFP denunciaron también la actuación policial de ese día.

"Hemos constatado un uso excesivo de porras, incluyendo golpes en la cara, lo cual está prohibido por Naciones Unidas", indicó Ignacio Jovtis, observador de Amnistía Internacional en España, que ese día se encontraba en Barcelona.

Igualmente, observó que se empleó "un tipo de pelotas de goma prohibido por el derecho internacional".

Para José Cobo, portavoz del sindicato Asociación Española de Guardias Civiles, en cambio, "no hubo un uso excesivo de la fuerza, sino sólo una respuesta gradual y proporcionada para impedir la votación ilegal".

Según él "se ha exagerado por completo el número de heridos. Han contado incluso a gente que se había caído por la escalera. Hubo dos hospitalizaciones: una persona alcanzada por el disparo de una pelota de goma, y otra por un infarto".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.