Las elecciones en RD Congo no se celebrarán antes de 2019

Anuncios

Kinshasa (AFP)

Las elecciones en la República Democrática del Congo para sustituir a Joseph Kabila no se realizarán antes de 2019, anunció este miércoles la Comisión Electoral, en un momento en que la ONU expresó su preocupación por la situación en el país.

El último mandato de Kabila, en el poder desde 2001, terminó en diciembre de 2016 y la Constitución de 2006 le prohíbe volver a presentarse.

Según un acuerdo alcanzado en diciembre de 2016 entre el gobierno y la oposición, auspiciado por la Iglesia Católica, el país debe organizar elecciones presidenciales, legislativas, provinciales y locales antes de que termine 2017.

Sin embargo este miércoles la Comisión Electoral dijo que las elecciones podrían tardar debido al censo que se está realizando en la inestable región de Kasai.

"La CENI [Comisión Electoral] necesita 504 días después del fin del censo para llegar al día de los comicios", explicó la Comisión en su página web.

Este plazo puede reducirse "si se acepta la utilización de la máquina de votar y si se cambia la ley electoral", indicó a la AFP un portavoz de la Comisión Electoral.

Las elecciones han sido aplazadas en reiteradas ocasiones y el 1 de octubre ese plazo se hizo imposible de cumplir legalmente, pues la ley marca que las elecciones se deben convocar tres meses antes del fin del escrutinio.

Tras el anuncio, uno de los movimientos ciudadanos que piden que haya elecciones llamó a movilizarse.

"Ya no hay nada que esperar. Congoleños, la fuerza de la calle, es ahora ... o nunca", dijo en Twitter este miércoles el movimiento Lucha por el Cambio (LUCHA).

- 'La violencia debe cesar' -

El enviado especial de la ONU en el país, Maman Sidikou, dijo ante el Consejo de Seguridad que "la violencia debe cesar".

"Los incidentes violentos prosiguen en la región de Kasai (centro). La violencia debe cesar y sus autores ser considerados responsables", dijo Sidikou durante una reunión pública del Consejo seguida de consultas a puertas cerradas.

El acuerdo político de diciembre de 2016 es "el único camino viable para crear las condiciones necesarias para realizar elecciones creíbles y en calma en la República Democrática del Congo", subrayó asimismo el funcionario de la ONU.

"En el momento actual, la publicación de un calendario electoral realista, el establecimiento de un presupuesto para las elecciones y la garantía del respeto de las leyes y libertades fundamentales son las principales condiciones para hacer avanzar el proceso político", dijo.

Además, el delegado advirtió que "los periodistas, los opositores políticos y los activistas de la sociedad civil siguen siendo objeto de intimidaciones, acoso y violencia".

Kabila llegó al poder después del asesinato de su padre Désiré Kabila en 2001 durante la Segunda Guerra del Congo.