"Manifestaciones de la sed" en Marruecos, contra la escasez de agua

Anuncios

Rabat (AFP)

Los habitantes del sur de Marruecos protestan en "manifestaciones de la sed" contra los cortes de agua recurrentes, una crisis que ha llevado al rey a pedir soluciones para garantizar "la seguridad hídrica" del país.

"¡Vivir sin agua es un infierno!", declara Atmane Rizkou, presidente de la Asociación Marroquí de los Derechos Humanos (AMDH) en Zagora, la principal ciudad del sur del país.

"La situación es crítica, es un sufrimiento diario para los habitantes", protesta indignado Jamal Akchbabe, presidente de la Asociación de amigos del medio ambiente de Zagora, contactado por teléfono.

Situada a las puertas del desierto, Zagora, localidad de más de 30.000 habitantes, se halla a casi 700 km de Rabat. Desde el comienzo del verano, "las familias se quedan varios días sin agua corriente, otras sólo la tienen unas horas al día" y además no es potable, afirma Akchbabe.

- 'Represión, insultos, humillación' -

Para hacer oír su voz, los habitantes de Zagora protestan desde hace meses en manifestaciones pacíficas.

Al principio las autoridades las toleraban, pero el 24 de septiembre, las fuerzas de seguridad dispersaron una marcha y detuvieron a siete personas acusadas de "participación en una manifestación no autorizada", asegura el responsable local de AMDH.

Y el 8 de octubre la policía "usó la fuerza" con un saldo de 21 arrestos por los mismos cargos, según Jamal Akchbabe. Ese día también estallaron enfrentamientos entre "jóvenes manifestantes y agentes", añade.

"Los manifestantes sufrieron represión, insultos, humillación. La ciudad se encuentra en estado de sitio", fustiga.

La crisis se debe a una escasez de lluvias combinada con la sobreexplotación de las capas freáticas por parte de la agricultura, principalmente el cultivo de sandías "que consume mucha agua", explica Akchbabe.

Los manifestantes acusan al ministerio de Agricultura de haber fomentado este cultivo que -según él- "beneficia a los grandes agricultores en detrimento de los habitantes".

Arremeten asimismo contra la Oficina Nacional del Agua Potable (Onep) por su "pasividad" en la gestión de la crisis.

"Zagora no es la única región afectada por la falta de agua", también el Atlas Medio, Rhamna, el Rif, advierte el profesor universitario Abdelmalek Ihazrir, quien aboga por una "nueva política más racional y por métodos alternativos".

- Región vulnerable -

El gobierno marroquí prometió a finales de septiembre "medidas urgentes y de orden estratégico".

Días después, el rey Mohamed VI ordenó la puesta en marcha de una "comisión" para "encontrar soluciones apropiadas en los próximos meses".

El gobierno intenta evitar otro "Hirak", como se llama localmente al movimiento de protesta surgido hace un año en Alhucemas para reclamar el desarrollo del Rif (norte).

Marruecos no es una excepción en una región muy vulnerable desde el punto de vista hídrico. Más del 60% de la población de Oriente Medio y del norte de África vive en zonas sometidas a un estrés hídrico alto o muy alto, contra el 35% a escala planetaria, alertó en agosto el Banco Mundial.