Austria

Austria se prepara para dar un giro a la derecha en las elecciones del domingo

El principal candidato del Partido Popular y ministro de Relaciones Exteriores, Sebastian Kurz, brinda un discurso en el bunker de su espacio en Viena, el 13 de octubre de 2017.
El principal candidato del Partido Popular y ministro de Relaciones Exteriores, Sebastian Kurz, brinda un discurso en el bunker de su espacio en Viena, el 13 de octubre de 2017. Leonhard Foeger, Reuters

Dos grandes partidos que han explotado los temores de la inmigración y el Islam se ubican entre los favoritos en las encuestas de cara a las elecciones nacionales, que pueden marcar un cambio de rumbo en la política de ese país.

Anuncios

La elección de este domingo llega un año antes de lo previsto luego de que las disputas llevaron a la ruptura en la primavera pasada del gobierno de coalición que integraban los socialdemócratas y el Partido Popular. Un total de 16 partidos compiten por 183 escaños en el Parlamento nacional y hay 6,4 millones de ciudadanos habilitados para acudir a las urnas.

El Partido Popular, que se ha desplazado desde posiciones centristas a otras de derecha, está liderando las encuestas previas a los comicios. El Partido de la Libertad, tradicionalmente derechista y antimigrante, se ubica segundo y los socialdemócratas de centroizquierda, liderados por el actual canciller Christian Kern, marcha en el tercer lugar. Otros espacios que pueden alcanzar el 4 por ciento necesario para ingresar al Parlamento son los Verdes, el liberal NEOS y Liste Pilz, encabezado por el exdirigente de los Verdes, Peter Pilz.

Esta tendencia que puede marcar un giro hacia políticas conservadoras en Austria tiene relación con la crisis migratoria que atemoriza a Europa. La afluencia en 2015 de cientos de miles de personas que huyeron de la guerra en Siria y la pobreza en otras partes del mundo hacia la Unión Europea dejó a Austria con casi 100 mil nuevos inmigrantes, en su mayoría musulmanes.

En ese contexto, creció el temor de algunos sectores a que se ponga en riesgo la cultura occidental y cristiana tradicional de Austria. Como resultado de esto, los votantes se han mostrado receptivos a las plataformas antimigratorias de los partidos Popular y de la Libertad, según muestran los sondeos de opinión.

Aunque los socialdemócratas culminaron en el primer o segundo lugar en las elecciones desde la Segunda Guerra Mundial, los votantes no parecen receptivos actualmente al enfoque del partido, ligado a la justicia social.

Sebastian Kurz, el joven líder de 31 años que es favorito a ganar la elección

Pocos lo vieron venir hace dos años. En aquel entonces, la coalición de los socialdemócratas y el Partido Popular apoyó fervientemente la política de la frontera abierta de la canciller alemana, Angela Merkel, cuando cientos de miles de inmigrantes mayoritariamente musulmanes irrumpieron en Austria y otras partes del centro de Europa en su búsqueda de una vida mejor. En ese momento, los dos espacios criticaron el llamado del Partido de la Libertad a adoptar una postura de fronteras cerradas y migración cero.

Pero, tras la ruptura de la coalición de gobierno, el Partido Popular tiene una nueva cabeza y un nuevo mensaje. Desde que se hizo cargo del espacio esta primavera, el ministro de Relaciones Exteriores, Sebastian Kurz, ha usurpado esencialmente la postura del Partido de la Libertad sobre la migración y los temores hacia el islamismo radical, accediendo así a lo que los encuestadores identifican como la mayor preocupación de los votantes.

Eso le costará algunos votos al Partido de la Libertad. Pero los socialdemócratas parecen haber sido más heridos, con su enfoque en la equidad social y el apoyo de los económicamente desfavorecidos que parecen caer en oídos menos receptivos que los llamados a una línea dura sobre migrantes y musulmanes.

Los socialdemócratas ganaron las últimas elecciones hace cuatro años. Pero una encuesta de Research Affairs esta semana los muestra en tercer lugar, con un 23 por ciento de apoyo. Primero se ubica el Partido Popular con 33 por ciento, seguido por el Partido de la Libertad, que alcanza el 27 por ciento. Ese a encuesta con 1,000 encuestados dio un margen de error de 3.10 puntos porcentuales.

El canciller Christian Kern viene anunciando que llevará a su espacio de centroizquierda hacia la oposición si es derrotado.

La ultraderecha, un espacio que puede ser clave para la coalición de gobierno

El Partido de la Libertad es fuertemente euroescéptico. Y aunque se ha distanciado mucho de sus raíces nazis, y su líder, Hans-Christian Strache, ha descartado presuntos vínculos con organizaciones neonazis en su juventud, su presencia en un gobierno podría presentar un nuevo desafío para los gobiernos moderados de la Unión Europea, apenas semanas después de que el partido de ultraderecha Alternativa para Alemania, anti-inmigrante y crítico de la UE, ganara escaños en el Parlamento federal germano por primera vez.

Con el partido socialdemócrata comprometido a ser oposición y las fuerzas menores lejos de obtener porcentajes significativos para ser relevantes en las matemáticas de una alianza con mayoría, existe una posibilidad real de que la extrema derecha integre un futuro gobierno de coalición liderado por el Partido Popular.

Con AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24