Estados Unidos

Registran primeros avances en la lucha contra los incendios en California, que ya dejan 35 muertos

Uno de los focos de incendio arde en las colinas de Geyserville, California, el 13 de octubre de 2017.
Uno de los focos de incendio arde en las colinas de Geyserville, California, el 13 de octubre de 2017. Jim Urquhart, Reuters

Tras cinco días de combate contra las llamas, los equipos de bomberos lograron progresos, aunque aún persisten 17 grandes focos. Además, informaron que 5700 inmuebles han sido destruidos y calculan que unas 90 mil personas fueron desplazadas.

Anuncios

Más de 9000 bomberos con aviones cisterna, helicópteros y más de mil camiones están destinados a los operativos con el objetivo de contener el siniestro, que es el más destructivo y mortífero en la historia de California.

En las últimas 24 horas, para reforzar las tareas, llegaron tripulaciones de Nevada, Washington, Idaho, Montana, Nuevo México, Carolina del Norte y del Sur, Oregón y Arizona, mientras que también se sumaron equipos de otros países como Canadá y Australia.

“La emergencia no ha terminado y seguimos trabajando en ello, pero estamos viendo un gran progreso”, dijo el director de operaciones de emergencia del Estado, Mark Ghilarducci.

Dos de los incendios más grandes en los condados de Napa y Sonoma estaban contenidos al menos en un 25 por ciento el viernes, lo que marcó “un progreso significativo”, aseguró Ken Pimlott, jefe del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California.

Desde que se encendieron los primeros focos el domingo en sectores de ocho condados, las llamas han reducido barrios enteros a cenizas y escombros. Además, el número de muertos ha aumentado diariamente a medida que los equipos de búsqueda obtienen acceso a áreas previamente inalcanzables.

Con más de 200 personas desaparecidas solo en el condado de Sonoma y los escombros de miles de viviendas incineradas que aún no han sido registradas, las autoridades estiman que las víctimas mortales sigan incrementándose.

Otro aspecto que preocupa a los rescatistas es la condición climática. Tras dos días de buen tiempo, para este sábado, las previsiones establecen el regreso de las temperaturas altas, bajo índice de humedad y fuertes ráfagas de viento que podrían incrementar la amenaza para las comunidades en riesgo.

“Hemos desafiado a las tropas a salir y asegurar principalmente las partes del sur de estos incendios en preparación para esos fuertes vientos del norte”, dijo Bret Gouvea, subjefe del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California (Cal Fire).

A partir de la tarde del viernes, 17 grandes incendios forestales -algunos que abarcan varios incendios más pequeños se fusionaron- habían consumido cerca de 222,000 acres de matorrales secos, pastizales y árboles en ocho condados.

Santa Rosa, una de las ciudades más afectadas

El viernes, docenas de oficiales de búsqueda y rescate llevaron a cabo la tarea de buscar restos en un parque de casas móviles en Santa Rosa, ciudad del condado de Sonoma. Las llamas en ese lugar iniciaron en las primeras horas del lunes, dejando solo un breve margen para que los residentes huyeran, y diezmaron el parque, conocido como Journey's End, que era el hogar de cientos de personas.

El viernes, los trabajadores buscaban a dos personas desaparecidas que vivían en el parque. Allí encontraron un conjunto de restos, en su mayoría fragmentos de hueso, y continuaron buscando el otro, dijo el sargento del condado de Sonoma, Spencer Crum.

Para ayudar en la búsqueda, la Oficina del Alguacil del Condado de Alameda, cerca de San Francisco, envió equipos especializados, incluyendo drones con cámaras tridimensionales y cinco perros entrenados para olfatear restos humanos.

Las autoridades han dicho que algunas víctimas fueron tan gravemente quemadas que solo pudieron ser identificadas por implantes quirúrgicos metálicos encontrados en las cenizas con números de registro.

Ayuda externa para fortalecer el trabajo de los bomberos

La afluencia de ayuda externa ofreció un alivio a los bomberos que han estado trabajando con poco descanso desde que comenzaron las llamas. “Son realmente apasionados por lo que están haciendo para ayudar a la gente, pero los recursos están llegando. Es por eso que se está viendo el progreso que estamos haciendo”, dijo el jefe de CalFire en Napa, Barry Biermann.

Además de la mano de obra, se sumó la entrega de equipos. Las cuadrillas están utilizando 840 camiones de California y otros 170 enviados de distintos puntos del país.

Por su parte, los bomberos investigan si las líneas eléctricas caídas u otras fallas de servicios públicos pueden haber provocado los incendios, pero sostienen que están lejos de determinar cómo comenzaron las llamas.

Con AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24