Saltar al contenido principal

Las elecciones regionales en Venezuela, un termómetro para medir las fuerzas

Un habitante pasa caminando frente a una pintada de campaña del candidato opositor a la gobernación de Miranda, Carlos Ocariz, de cara a las elecciones regionales, el 13 de octubre de 2017.
Un habitante pasa caminando frente a una pintada de campaña del candidato opositor a la gobernación de Miranda, Carlos Ocariz, de cara a las elecciones regionales, el 13 de octubre de 2017. Ricardo Moraes, Reuters

Este domingo, los venezolanos elegirán a gobernadores en 23 Estados en unos comicios que marcarán el primer pulso democrático desde la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente impulsada por el oficialismo.

Anuncios

Tras el cese de cuatro meses de protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro y luego de un infructuoso diálogo iniciado entre el chavismo y la oposición, las elecciones para gobernadores en Venezuela serán una prueba para la vida institucional de ese país.

Casi 20 millones de venezolanos están habilitados para votar y el nivel de participación es uno de los aspectos clave. Con una asistencia a las urnas que históricamente está por debajo de la mitad del padrón electoral, el desafío de los opositores ha sido entusiasmar a los sufragantes para que se acerquen a los centros de votación, a pesar de las dificultades institucionales que, según los sectores antichavistas, ha impuesto el oficialismo.

Para Ricardo Sucre Heredia, politólogo y profesor de la Universidad Central de Venezuela, “hay muchas cosas en juego” en estas elecciones. Según dijo el analista a FRANCE 24, una de las incógnitas es saber “si las elecciones realmente sirven para que el pueblo exprese su opinión en la resolución de los conflictos de Venezuela”.

En ese sentido, el experto admitió que existe “descontento” y “malestar” entre los ciudadanos, aunque sostuvo que “la disposición a votar ha crecido en los últimos días, a pesar de las dificultades, las reubicaciones (de centros de elección) y todo lo que viven los venezolanos”. “Va a ser una elección que contará con presencia importante, por encima del promedio de las regionales en Venezuela, que está cerca del 48 por ciento”, detalló.

Por su parte, la doctora en Estudios Internacionales y Ciencias Políticas, Elsa Cardozo, calificó de “muy importantes” a las elecciones regionales, aunque sostuvo que se van a desarrollar “de una manera peculiar”. “La decisión de la oposición sobre si debía participar o no fue compleja porque estos comicios estaban planteados en un contexto de dificultades y limitaciones, retrasadas muchas veces por el gobierno. Es el proceso electoral menos íntegro que hayan conocido los venezolanos, diría yo”, resaltó.

Por ese motivo, para Cardozo, la votación del domingo tendrá el espíritu de “una protesta” para los ciudadanos que rechazan al gobierno de Nicolás Maduro. “Será una movilización en reclamo por la renovación de los poderes y la alternabilidad en Venezuela, la reafirmación de la voluntad de los venezolanos de lograr un cambio nacional pacífico, por vías institucionales y democráticas”, consideró.

En la arena política, Sucre Heredia agregó que estos comicios servirán para que el gobierno, representado por el chavismo, y la oposición, liderada por la coalición Mesa de la Unidad Democrática, “puedan reconocerse como actores políticos” y, además, para “lograr cierta vida institucional en los Estados así pueden avanzar en los problemas que tiene Venezuela”.

Por su parte, Cardozo añadió que “el sentido de participar en unas elecciones tan complicadas hasta último momento” es lograr “la reafirmación de las decisiones que son institucionales y legales, como la existencia de una Asamblea Nacional legal y no una Asamblea Constituyente inconstitucional, y el reclamo por un cambio electoral nacional”.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.