Saltar al contenido principal

Exclusiva AFP: Battisti dice que una extradición de Brasil sería "ilegal"

Anuncios

Río de Janeiro (AFP)

Una extradición de Brasil a Italia sería ilegal y le expondría a "la tortura o al asesinato", aseguró el exmilitante de ultraizquierda Cesare Battisti en una entrevista con la AFP.

Aunque el gobierno brasileño ha manifestado su voluntad de cumplir con la solicitud insistente de Roma, debe esperar una decisión del Supremo Tribunal Federal (STF) sobre un habeas corpus presentado por la defensa de Battisti, que debería resolverse el 24 de octubre.

"Mi extradición sería ilegal", aseguró el italiano en un correo electrónico enviado el viernes por la noche, respondiendo por escrito a las preguntas de la AFP.

El también escritor de novelas policiacas se refirió al decreto firmado por el expresidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva en el último día de su mandato en 2010 rechazando su extradición, que ya había sido aprobada por el STF, porque "el lapso para su revocación terminó hace dos años".

Además, Battisti, de 62 años, invoca la existencia de su "pequeño hijo brasileño", de cuatro años.

Preguntado sobre sus temores en caso de ser extraditado, el italiano es tajante: "la tortura y el asesinato".

"He sido amenazado muchas veces por policías, militares, políticos y hasta por Ignazio La Russa, exministro (de Defensa) del gobierno de Silvio Berlusconi", precisó.

Battisti fue condenado en 1993 a cadena perpetua en Italia por su participación en cuatro homicidios perpetrados en la década de 1970, pero escapó de prisión y pasó años fugitivo entre México y Francia, donde desarrolló una exitosa carrera como escritor, antes de huir a Brasil en 2004.

A inicios de octubre, fue arrestado portando una suma de dinero en efectivo mayor a la permitida cuando intentaba ingresar a Bolivia y le fue decretada la detención preventiva.

Pero, gracias a una intervención de sus abogados, fue liberado.

- "Ningún crimen" -

Battisti cree que las autoridades brasileñas le tendieron una trampa.

"Éramos tres amigos" dentro de un taxi boliviano y "entre los tres teníamos cerca de 6.000 euros, o sea, 2.000 cada uno", aseguró.

"Entonces, es falso que violásemos la ley de (transporte de) divisas", que autoriza una posesión del equivalente a 10.000 reales por persona (unos 2.700 euros al cambio actual), dijo.

"No hubo ningún crimen", reafirma Battisti, que declaró que quería hacer unas compras del lado boliviano, ante el juez brasileño que ordenó su detención, acusándole de llevar una suma superior a la permitida y de intentar huir del país para evitar su extradición.

Battisti dijo tener "confianza" en la decisión de la corte suprema brasileña, estimando en "menos de 50%" las posibilidades de ser extraditado.

"Esperamos que la corte suprema se pronuncie sobre el habeas corpus", dijo.

El viernes por la tarde, uno de los jueces del STF, Luiz Fux, aprobó una medida que bloquea una "eventual extradición" del italiano hasta el "juicio definitivo" el próximo día 24.

A la espera de esta decisión, Battisti regresó a la ciudad de Cananeia, en el litoral de Sao Paulo.

El exmilitante, que rehizo su vida en el país sudamericano, rehusó dar detalles sobre si sigue o no casado con una brasileña.

"Entiendo que es una pregunta importante" ante una eventual extradición, pero guarda silencio porque "desde hace 30 años, mi vida personal ha estado muy envuelta en estos problemas jurídicos", zanjó.

Roma reclama desde hace 25 años a Battisti, símbolo de los "años de plomo" en su tierra natal.

El presidente conservador Michel Temer es favorable a la extradición del italiano, pero fuentes de la presidencia aseguran que prefiere esperar la decisión de la corte antes de tomar el riesgo de ver su medida bloqueada por la justicia.

Battisti ha dicho que prefiere "morir en Brasil antes que volver a Italia".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.