Bagdad y el Kurdistán se dan 24 horas más para evitar un enfrentamiento en Kirkuk

Anuncios

Solimania (Irak) (AFP)

Los gobiernos de Irak y del Kurdistán iraquí se dieron este domingo un día más para intentar resolver la crisis mediante el diálogo y evitar un enfrentamiento armado en la provincia de Kirkuk, donde sus tropas seguían frente a frente.

Los combatientes kurdos vieron prolongado en 24 horas el ultimátum dado por Bagdad para que se retiren de las zonas que tomaron hace tres años en esa rica zona petrolera del sur de Irak aprovechando el caos provocado por una ofensiva yihadista.

Miles de soldados iraquíes y kurdos se encontraban frente a frente en Kirkuk cuando a las 02H00 de este domingo (23H00 GMT del sábado) venció el plazo que se les había dado para retirarse.

Pero no se había registrado ningún incidente cuando horas después se anunció el aplazamiento, durante el cual se reunirán el presidente iraquí, Fuad Masum, y el líder de los kurdos, Masud Barzani, artífice del referéndum de independencia del 25 de septiembre.

"El presidente Fuad Masum, el presidente Masud Barzani y altos cargos de la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK) se reúnen" durante la mañana, informó un responsable kurdo, que habló bajo condición de anonimato e indicó que los combatientes peshmergas cuentan con un nuevo plazo de 24 horas.

Los peshmergas kurdos se instalaron en varias posiciones de la provincia de Kirkuk aprovechando el caos reinante en el país por la ofensiva de los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) en junio de 2014.

Tras el referéndum de independencia kurdo, impugnado por Bagdad, la tensión ya se había focalizado en esta zona.

Los blindados de las fuerzas iraquíes se habían posicionado el sábado en las orillas de un río que bordea el límite sur de Kirkuk, constató un fotógrafo de la AFP.

Del otro lado del río, se podía ver a los peshmergas -combatientes kurdos- detrás de un montículo de tierra y bloques de cemento con su bandera roja, blanca y verde, ornada con un sol amarillo, ondeando sobre la trinchera.

"Nuestras fuerzas no se mueven y esperan las órdenes del Estado Mayor", indicó a la AFP un oficial iraquí que pidió el anonimato.

En este contexto de tensión, Washington llamó a la "calma" por temor a que estalle la violencia entre las fuerzas iraquíes y kurdas que combaten como aliados de Estados Unidos en la coalición internacional contra los yihadistas del grupo Estado Islámico.

"Que cada quien se mantenga concentrado en derrotar al grupo Estado Islámico. No podemos pelear entre nosotros ahora", dijo el secretario de defensa de Estados Unidos, Jim Mattis.

- Ingresos del petróleo -

El primer ministro iraquí, Haider al Abadi, repite que no quiere "iniciar una guerra contra los kurdos", mientras que éstos aseguran que "la escalada no vendrá de su parte".

Sin embargo, una fuente cercana a Abadi había dicho el sábado a la AFP: "no habrá ningún diálogo (con los kurdos) hasta que se anulen los resultados del referendo".

Por su parte, el gobernador de Kirkuk, el kurdo Njam Edin Karim, que continuó en el cargo pese a haber sido destituido por Bagdad, aseguró que los avances de las unidades paramilitares de Hashd Al Shaabi, que respaldan al gobierno de Bagdad, son "totalmente inaceptables".

"Estamos en contacto con la coalición [internacional antiyihadista liderada por Estados Unidos] y esta puede ver, con sus sobrevuelos, cómo han avanzado las fuerzas iraquíes", añadió.

En Kirkuk, las fuerzas desplegadas no se han enfrentado hasta ahora, pero en el resto del país hubo incidentes.

En la noche del viernes, un tiroteo en Tuz Jormatu, en la provincia vecina de Saladino, entre miembros de Hashd al Shaabi y peshmergas dejó cinco heridos, indicó la municipalidad.

Las autoridades centrales de Bagdad controlaban los yacimientos petrolíferos de Kirkuk hasta que en 2008 los kurdos tomaron el control de los pozos de Jormala. En 2014, hicieron lo mismo con los de Havana y Bay Hassan.

Producen 250.000 barriles de petróleo por día de los 600.000 bpd que exporta el Kurdistán sin el aval de Bagdad.

Si los kurdos pierden esos pozos, sería un golpe considerable en momentos en que atraviesan su peor crisis económica.