Decenas de muertes por el atentado en Mogadiscio

Anuncios

Mogadiscio (AFP)

El presidente somalí, Mohamed Abdullahi Mohamed, visitó este domingo a las víctimas del atentado del sábado en Mogadiscio, que dejó al menos 20 muertos, un balance que podría ser mucho peor, según fuentes médicas y de seguridad.

De momento, no se ha comunicado ningún balance oficial por el atentado con camión bomba que se produjo el sábado por la tarde en la intersección de una arteria muy concurrida situada en el distrito de Hodan, un barrio comercial de la capital con muchos negocios y hoteles.

El sábado, según una fuente policial, se hallaron al borde de la carretera los cuerpos de al menos 20 personas.

El presidente visitó este domingo por la mañana el hospital Erdogan, en donde los médicos le dijeron que ingresaron a 205 personas, de las cuales más de 100 con heridas graves.

Mohamed Abdullahi Mohamed decretó tres días de duelo nacional después del ataque, considerado por los somalíes el más grave de la historia del país.

"Es un ataque horrible perpetrado por los shebab contra civiles inocentes, que no estaba dirigido contra responsables del gobierno somalí. Esto muestra la falta de piedad de estos elementos violentos, atacar sin distinción contra gente inocente", declaró el presidente en un discurso por televisión.

La explosión se produjo delante del Safari Hotel, un establecimiento popular pero que no es el utilizado generalmente por responsables del gobierno.

No se sabe aún si el objetivo era el hotel. En el pasado, los shebab atacaron hoteles en donde se alojaban miembros del gobierno.

Ningún grupo ha reivindicado de momento la autoría del ataque, pero los rebeldes shebab, embrión de Al Qaida, llevan regularmente a cabo ataques suicidas en la capital y en otras zonas en su lucha contra el gobierno somalí, respaldado por la comunidad internacional.

Además de los 20 cuerpos hallados el sábado, al menos 20 cadáveres más fueron encontrados por la noche debajo de los escombros, según un testigo.

"No dormimos anoche. Trabajamos con los socorristas. Veinte personas fueron halladas entre los escombros y creo que podría haber más", declaró a la AFP Abdirisak Mohamed, dueño de uno de los edificios destruidos por la explosión.

Según otro testigo, Abdi Muhsin Ali, se encontraron los cuerpos de cuatro hermanos que trabajaban en su negocio cuando se produjo la explosión.

"La cantidad de muertos es superior a 100 y hay varios centenares de heridos", afirmó a la AFP Abdukadir Haji Aden, director del principal servicio de ambulancias de Mogadiscio, sin poder dar una cifra precisa.

"Todos los hospitales de Mogadiscio están repletos de víctimas de la explosión. Lo que pasó ayer (sábado) es una tragedia sin precedentes", agregó.

Abdukadir Muktar, responsable de seguridad interrogado por la AFP, indicó que no disponía de un balance detallado, pero centenares de personas podrían haber muerto o resultado heridas.

"El gobierno trabaja aún para establecer la cantidad exacta de gente inocente muerta o herida", declaró.

El ministerio de Relaciones Exteriores catarí indicó este domingo en Twitter que su legación en Mogadiscio fue alcanzada y gravemente dañada por la explosión y su encargado de negocios resultó herido.

Según la Unión Nacional de Periodistas somalíes, un cámara independiente, Ali Nur Siyaad, murió por la explosión y otros cuatro periodistas resultaron heridos.

Los shebab quieren derrocar al frágil gobierno central somalí, respaldado por la comunidad internacional y los 22.000 soldados de la Unión Africana.

Fueron expulsados de la capital de Somalia en agosto de 2011 y con los años perdieron el control de las principales bastiones.

Pero los rebeldes continúan controlando las zonas rurales y lanzan ataques contra los militares, el gobierno y objetivos civiles, así como ataques terroristas en la vecina Kenia.

El ataque del sábado se produjo dos días después de que dimitieran el ministro de Defensa y el jefe del Ejército sin que se conozcan las razones.