Europa

Elecciones locales en la FYR Macedonia ponen a prueba al gobierno pro europeo

Una mujer se prepara para votar en las elecciones locales en la ciudad de Strumica, FYR Macedonia
Una mujer se prepara para votar en las elecciones locales en la ciudad de Strumica, FYR Macedonia REUTERS Ognen Teofilovski

La Antigua República Yugoslava de Macedonia (FYR Macedonia), va a las urnas para elegir alcaldes y funcionarios municipales, lo que pone a prueba la aceptación del nuevo gobierno nacional

Anuncios

Los sondeos preliminares en las diferentes regionales de esta pequeña república balcánica, dan una ventaja al partido Social Demócrata del Primer Ministro, Zoran Zaev, sobre el partido nacionalista VMRO-DPMNE que gobernó el país por una década y todavía controla cerca de 80 municipios.

De acuerdo con las autoridades electorales macedonias en declaraciones dadas en Skopje, la capital, los comicios se desarrollaron en total normalidad, incluso en las zonas más apartadas, así mismo señaló que la segunda vuelta de las elecciones será en dos semanas.

El Primer Ministro Zoran Zaev asumió el cargo en mayo pasado, tras las elecciones generales de diciembre de 2016, lo que dio por terminada la crisis política que provocó la salida precipitada del gobierno anterior en medio de escándalos.

La coalición de Zaev tiene representantes de la étnica albanesa, que conforman un tercio del total de los 2 millones de habitantes aproximados que tiene el país, lo que molestó a los nacionalistas que se intentaron tomar el parlamento en abril pasado, después que un ciudadano macedonio, étnicamente albanés fuera elegido portavoz del parlamento.

Victoria para implementar políticas occidentales

Un victoria o mayoría en las alcaldías regionales por parte de los Social Demócratas facilitaría el escenario político macedonio y le daría la oportunidad a ese partido político de implementar de una manera más fácil sus políticas occidentales, como ingresar a la Unión Europea y ser integrante de la OTAN.

Por el contrario, una derrota implicaría que el VMRO-DPMNE, el partido de mayoría parlamentaria obstaculizaría los procesos de adhesión, desafiaría las políticas gubernamentales y eventualmente podría presionar para una votación parlamentaria anticipada.

A lo largo de su campaña, Zaev dijo “La FYR Macedonia será el integrante número 30 de la OTAN y comenzaremos negociaciones con la UE”, una de las promesas que más cautivó a los macedonios que han visto como varios países vecinos han ingresado en el bloque europeo.

Disputa por el nombre del país

Primer Ministro Macedonio, Zoran Zaev prometió avanzar en las conversaciones con Grecia en torno al nombre del país. Un diferendo que ha mantenido a los países alejados. El gobierno de Atenas reclama que el nombre “Macedonia” y parte de su territorio pertenece a una de sus provincias históricas y por lo tanto el joven país vecino no puede usarlo sin el permiso de las autoridades griegas. Es por esto que momentáneamente, Atenas y Skopje, acordaron que el nombre del país ante organismos internacionales sería Antigua República Yugoslava de Macedonia, por sus siglas en inglés, FYR Macedonia (Former Yugoslav Republic of Macedonia).

Por esta disputa Grecia ha bloqueado los esfuerzos de Macedonia de unirse a la Unión Europa como lo han hecho Croacia y Eslovenia, países con los que una vez hizo parte de la antigua Yugoslavia, junto a Serbia, Bosnia-Herzegovina, Montenegro y Kosovo, o unirse a la fuerza militar del Atlántico norte.

El ex Primer Ministro y líder del partido VMRO-DPMNE, Nikola Gruevski, llamó a los ciudadanos a mostrar su desacuerdo con las políticas del gobierno actual a través de las urnas. “Los errores que este gobierno está cometiendo hacen daño a los ciudadanos y al Estado. Debemos enviar el mensaje para que no vayan muy lejos”, dijo Gruevski a sus seguidores.

La FYR Macedonia es una pequeña nación de poco más de dos millones de habitantes que perteneció al Estado federado de la antigua Yugoslavia de quien se independizó en 1991. El país consiguió evitar los brotes de violencia y conflictos que trajo la disolución yugoslava que dio paso a la guerra en Serbia, Bosnia – Herzegovina y Croacia.

Si bien ha tenido décadas de paz, esta fue quebrantada por el surgimiento de una insurgencia de la minoría étnica albanesa que provocó inestabilidad en la nación que fue apaciguada, pese a la sensibilidad que genera el tema, sobre todo en la clase política.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24