Asia

El oficialista Sooronbái Zheenbékov gana las elecciones presidenciales de Kirguistán

El candidato presidencial Sooronbai Jeenbekov emite su voto durante la elección general en Biskek, el 15 de octubre de 2017.
El candidato presidencial Sooronbai Jeenbekov emite su voto durante la elección general en Biskek, el 15 de octubre de 2017. Vladimir Pirogov, Reuters

El postulante socialdemócrata se llevó los comicios en primera vuelta, con el 54,2 por ciento de los votos, informó la Comisión Electoral Central (CEC) de esa antigua república soviética centroasiática.

Anuncios

En segundo lugar, muy por delante de los otros nueve candidatos, se situó el líder del partido opositor Respublika Ata yurt, Omurbek Babánov, de 47 años, uno de los hombres más ricos del país.

Según las cifras ofrecidas por la CEC, correspondientes al 97 % de las papeletas emitidas, Babánov obtuvo el 33,6 % de lo votos, en una jornada en la que la participación ciudadana fue del 54 % del censo electoral, conformado por poco más de 3 millones de ciudadanos.

La rapidez con que la CEC informó de los resultados electorales obedeció a la introducción de nuevas tecnologías informáticas de y máquinas electrónicas de votación.

Las autoridades electorales kirguisas señalaron que estos datos aún no son definitivos, pero recalcaron que las modificaciones que pudieran experimentar son mínimas y en ningún caso influirán en los resultados de los comicios.

De ahí que la CEC haya descartado la posibilidad de una segunda vuelta, exigida por la Constitución kirguís en caso de que ninguno de los candidatos obtenga mayoría absoluta.

Elecciones en total calma

Con un parte de tranquilidad y alta afluencia de votantes se desarrollaron los comicios presidenciales en Kirguistán, una antigua república soviética que en 2010 se convirtió en la única democracia parlamentaria de Asia Central, una región donde el presidencialismo y algunos gobiernos calificados de autoritarios están en el poder.

Desde el inicio, los sondeos favorecían a dos ex primeros ministros, siendo el principal de ellos el socialdemócrata Sooronbái Zheenbekov, de 58 años, quien renunció a la jefatura del Gobierno para presentarse a las elecciones y cuenta con el respaldo del presidente saliente, Almazbek Atambáyev. Por otro lado está el también ex primer ministro, líder del partido opositor Respublika Ata yurt, Omurbek Babánov, de 47 años, uno de los hombres más ricos de ese país.

Al ser entrevistado poco antes de depositar su voto, Sooronbái Zheenbekov afirmó que “no sabemos quién será elegido presidente y ello es una muestra de que las elecciones son limpias y transparentes, algo por lo que hemos luchado muchos años”, dijo el ahora presidente electo que ha prometido dar continuidad a las políticas del presidente saliente.

A su turno, el candidato Omurbek Babánov, de la oposición y reconocido hombre de negocios de Kirguistán, se había mostrado seguro de su victoria en las urnas y había pedido que sus partidarios realizaran un escrutinio paralelo para impedir un posible fraude electoral.

La campaña electoral estuvo marcada por el alto tono de los comentarios, en las marcadas descalificaciones mutuas entre los dos principales candidatos que ha sido calificada por los analistas como una disputa de poder entre el aparato administrativo del país y el poder del sector financiero de Kirguistán.

En Biskek, la capital del país, el viceprimer ministro kirguís, Tolkumbek Abdygulov, había asegurado al inicio de la jornada en unas declaraciones dadas a la televisión local que “todos los colegios electorales funcionan normalmente” para que los ciudadanos votaran por uno de los 11 candidatos que participaron en la contienda electoral.

Con EFE.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24