ANC y Òmnium, dos poderosas asociaciones independentistas catalanas

Anuncios

Barcelona (AFP)

En la crisis catalana, dos asociaciones independentistas, ANC y Òmnium Cultural, han emergido como poderosos actores políticos capaces de movilizar rápidamente a mucha gente, gracias a sus más de 100.000 miembros.

¿Quiénes son exactamente estas asociaciones?

- ANC -

La Asamblea Nacional Catalana se constituyó en 2011 y logró poner bajo el signo del independentismo la tradicional marcha de la Diada, el día de Cataluña, el 11 de septiembre de 2012.

Más de un millón de personas salieron a las calles de Barcelona aquel día, en lo que inauguró una serie de Diadas marcadas por el clamor secesionista.

Guillem Martínez, autor del libro "La gran ilusión", sobre el movimiento separatista catalán, explica que la ANC se originó en 2009, cuando el pueblo de Arenys de Munt organizó una consulta a nivel municipal, en la que sus habitantes se pronunciaron a favor de independizarse de España.

"Coinciden algunos clásicos del independentismo local, empiezan a intercambiar mails y finalmente fundan la ANC", cuenta.

Tras la Diada de 2012, el entonces presidente catalán, Artur Mas, hasta ese momento un nacionalista moderado, decidió convocar elecciones autonómicas anticipadas, con la promesa de celebrar el referéndum de autodeterminación reclamado por la ANC.

La influencia de esta asociación quedó clara cuando la que fue su primera dirigente, Carme Forcadell, se convirtió en presidenta del parlamento catalán en 2015.

Ahora, la ANC, presidida por Jordi Sánchez, está presente en toda Cataluña, con sus más de 40.000 miembros.

Albert Jaime, coordinador de la Asamblea en el distrito de Sagrada Familia, en Barcelona, dice que es la organización independentista dotada de la mejor red.

"Hay pueblos con 17 habitantes que tienen un grupito de la Asamblea", asegura.

- Òmnium Cultural -

Omnium fue creado en 1961 para defender la lengua catalana, cuyo uso oficial había sido prohibido por la dictadura de Francisco Franco (1939-1975).

Cuenta con unos 75.000 miembros y es la mayor asocación civico-cultural de Cataluña, según su presidente, Jordi Cuixart.

Asegura a la AFP que Òmnium decidió desde 2012 dar una mano al "proceso de liberación nacional".

Afirma que la asociación siempre tuvo "una relación muy fluida" con los sucesivos gobiernos catalanes y habla con todo el espectro político, desde los socialistas hasta el partido de extrema izquierda Candidatura de Unidad Popular (CUP).

No obstante, matiza: "no somos portavoces del gobierno ante la sociedad, ni nos erigimos en portavoces de la sociedad ante el gobierno, porque sería demasiado presuntuoso".

Lo que no quita que tanto él como Jordi Sánchez sean muy escuchados por el presidente catalán, Carles Puigdemont.

Albert Jaime, de la ANC, dice que ésa es una manera para Puigdemont de "escuchar a la gente".

Tanto Sánchez como Cuixart comparecen este lunes ante la Audiencia Nacional, en Madrid, por un presunto delito de "sedición".

Declararán por segunda vez por una protesta ocurrida en Barcelona el 20 de septiembre, en la que cientos de manifestantes impidieron durante horas la salida de guardias civiles de una dependencia del gobierno regional catalán donde estaban efectuando registros.

Allí, ambos se dirigieron a la multitud y llamaron a la "movilización permanente", recoge el auto de la Audiencia Nacional en el que se admitía la denuncia por sedición.

Albert Jaime añade que aunque ambos fueran detenidos y juzgados, eso no pararía a ninguna de las dos asociaciones. "Lo que van a conseguir es que la gente se indigne más y salga más a la calle", asegura.