EUROPA

Austria gira a la derecha con la victoria del partido conservador en las legislativas

Sebastian Kurz, líder del Partido Popular, atiende un encuentro de celebración con sus seguidores en Viena, Austria. Octubre 15, de 2017
Sebastian Kurz, líder del Partido Popular, atiende un encuentro de celebración con sus seguidores en Viena, Austria. Octubre 15, de 2017 Dominic Ebenbichler / Reuters

El joven conservador Sebastian Kurz está en camino de convertirse en el próximo líder nacional de Austria. Su partido ganó las elecciones legislativas y ahora deberá buscar una coalición con otras fuerzas políticas.

Anuncios

Kurz de 31 años podría ser el gobernante más joven del mundo. Con un 30,2 % de los votos el partido Popular se ubicó en el primer lugar de las elecciones parlamentarias. El partido Social Demócrata, que estuvo 10 años en el poder, a falta todavía de los resultados finales, va segundo con el 26,9 % Muy cerca se encuentra el partido de ultra derecha Partido de Libertad de Austria (FPO).

Kurz defiende una dura política antimigratoria y quiere terminar con la llegada ilegal de inmigrantes. En Austria, un país de 8,7 millones de habitantes, han llegado 150.000 refugiados desde 2015, año en que la crisis migratoria llegó a su máximo nivel en Europa.

El ascenso al poder de Kurtz fue meteórico. “Cinco meses atrás empezamos con el objetivo de construir el partido Popular. Perseguimos un objetivo, ser los primeros en esta línea final de 15 de octubre. Y hemos hecho lo imposible, posible,” afirmó ante sus seguidores.

Kurz prometió limitar los pagos de prestaciones para los refugiados a un nivel muy inferior al general y evitar que otros extranjeros reciban esos beneficios hasta que hayan vivido por lo menos cinco años en el país.

Los resultados de los comicios confirmaron el crecimiento de la derecha nacionalista y abrieron el escenario político a la entrada de la ultraderecha al gobierno: el partido de la Libertad de Austria. Un movimiento fundado por antiguos nazis y que se ha ido lanza en ristre contra la llegada de refugiados.

Si se da una alianza entre el partido de Kurz y los de la ultraderecha, se consolidaría el populismo migratorio que nació de la crisis de los migrantes y se ha extendido por varias partes de Europa.

Por su parte, los expertos acusan el desgaste del partido Socialdemocrata, fuerza política del actual canciller. Por ahora el partido defiende por pocos puntos porcentuales el segundo lugar en las elecciones parlamentarias. Su líder, Christian Kern, ante un grupo de seguidores declaró: “Les garantizó que este partido reunido aquí, no va a terminar último.”

En mayo pasado una coalición entre conservadores y socialdemócratas había colapsado y es poco probable que no se repita en este nuevo ciclo de gobierno.

Los resultados de las elecciones de Austria evidencian que la crisis de refugiados de 2015 dejó profundas cicatrices entre los votantes europeos. Aunque el número de personas que busca asilo en Austria ha caído drásticamente en el último año, el tema de la migración es dominante en las elecciones.

En Francia, el Frente Nacional de Marine Le Pen consiguió alcanzar la segunda vuelta en las presidenciales francesas y en Alemania el partido AfD, islamofóbico y ultranacionalista, regresó a la Bundestag por primera vez en la historia contemporanea de ese país.

Con Reuters.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24