La muerte de Mata Hari

Cien años de la muerte de la espía Mata Hari

Mata Hari se hizo conocida primero como bailarina exótica. Archivo.
Mata Hari se hizo conocida primero como bailarina exótica. Archivo. AFP

El 15 de octubre de 1917, Margaretha Zelle, más conocida como Mata Hari, fue fusilada en Francia por espionaje. Cien años después, en torno al nombre de esta antigua bailarina giran toda clase de leyendas.

Anuncios

La mañana del 16 de octubre de 1917, la mayoría de diarios franceses mencionaron a Mata Hari en sus cabeceras. “El fin de una espía. Mata Hari fue fusilada”, se podía leer en el Matin. “Mata Hari pagó con su vida la traición cometida hacia Francia, que tan bien la había acogido”, aportaba Le Petit Journal.

Los diarios de entonces no tuvieron suficientes palabras para expresar su rencor hacia una mujer que la noche antes había caído bajo las balas de un pelotón de fusilamiento en Vincennes, cerca de París. Cien años después de su muerte, su nombre aún resuena en la memoria colectiva, como la leyenda de una espía exótica.

Nacida en Holanda en 1876 bajo el nombre de Margaretha Zelle, se hizo famosa primero por sus danzas exóticas de origen asiático, que reproducía en salones privados y luego en el museo Guimet. Esa fama la llevó a codearse con ministros, empresarios y generales.

El contexto de la Primera Guerra Mundial hizo que Zelle pasara de ser una bailarina a una agente pagada por Alemania, que buscaba recopilar las informaciones de los oficiales que frecuentaba. Mientras muchos periódicos sensacionalistas la acusaron de la muerte de miles de soldados aliados, otros documentos mostraron después que se trataba de una espía doble.

Exactamente un siglo después de esta historia, el Ministerio de Defesnsa francés sacó a la luz documentos sobre la espía más famosa. Algunas transcripciones de los interrogatorios previos a su fusilamiento se exhiben hoy en el Museo Fries de su ciudad natal, Leewarden, en Holanda.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24