Guterres quiere que la ONU acabe con la violencia en el Sahel

Anuncios

Naciones Unidas (Estados Unidos) (AFP)

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, advirtió el lunes que la región africana del Sahel estaba entrando en una espiral de violencia y dijo que las Naciones Unidas deben ayudar a la región a enfrentar la amenaza de los militantes islamistas.

En un informe al Consejo de Seguridad obtenido por la AFP, Guterres instó a apoyar una fuerza regional conformada por Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger.

La situación en el Sahel es "muy preocupante", afirma Guterres en el reporte, hecho solo días antes de que los embajadores del Consejo de Seguridad viajasen a la región para hablar de la crisis de seguridad.

Guterres advirtió que sin una acción urgente, "la estabilidad de toda la región, y más allá, está en peligro, dejando a millones de personas a merced de la violencia", algo que describió como un "escenario desastroso".

La región del Sahel se ha convertido en un territorio sin ley y en un hervidero de extremismo violento desde que el caos se apoderó de Libia en 2011, la toma de la zona norte de Mali por parte de los islamistas en 2012 y el ascenso de Boko Haram en la zona norte de Nigeria.

Cuatro soldados estadounidenses fueron asesinados este mes en una emboscada en la frontera de Níger con Malí, un ataque que se presume fue llevado a cabo por una rama local del grupo Estado Islámico.

El informe será sin dudas bien recibido por Francia, que ha apoyado la creación de una fuerza para el Sahel, pero Estados Unidos se ha resistido a aportar fondos.

El presupuesto estimado para el primer año de operaciones de esta fuerza es de 423 millones de euros (USD 499 millones), pero hasta ahora solo se han recolectado 108 millones (USD 127 millones).

Los países del G5 han colocado 10 millones de euros cada uno, la Unión Europea 50 y Francia 8. Una conferencia de donantes tendrá lugar en diciembre en Bruselas.