La Corte IDH atraviesa una grave crisis económica, dice su presidente

Anuncios

Ciudad de Panamá (AFP)

La Corte Interamericana de Derechos Humanos, con sede en San José (Costa Rica), pasa por una grave crisis económica que pone en riesgo su funcionamiento, manifestó este lunes su presidente, el brasileño Roberto Caldas.

"La Corte Interamericana sigue teniendo una grave crisis", dijo Caldas a periodistas en Panamá, donde este organismo realizará hasta el jueves tres audiencias relacionadas a casos de Nicaragua, Colombia y Chile.

La Corte IDH es un órgano judicial de la Organización de Estados Americanos (OEA) cuyo objetivo es aplicar la Convención Americana de Derechos Humanos y otros tratados relacionados.

Compuesta por siete jueces, 22 países americanos aceptan su jurisdicción.

Según Caldas, la mala situación financiara de la Corte IDH se debe a que los países europeos, que aportaban la mitad del presupuesto, destinaron gran parte de esos fondos para solucionar la grave crisis migratoria ocurrida en Europa en 2015.

Eso ha hecho que muchos de los donantes hayan reducido o eliminado completamente sus aportaciones a la Corte.

"Algunos antiguos donantes anunciaron que van a disminuir (sus aportaciones) para el próximo año. Realmente estamos necesitando de más consideración de todos los Estados de la OEA para dar un aporte fijo anual e indiscutible para que se pueda trabajar", sostuvo Caldas.

"Esta es una crisis muy seria", añadió Caldas, según el cual, para que la Corte tenga un funcionamiento "normal" necesita unos 22 millones de dólares anuales.

Sin embargo, el presupuesto para este año 2017 es de 2,7 millones de dolares, una cifra muy inferior también a los 5,7 millones presupuestados antes de la crisis migratoria europea.

"Nuestros países deben sostener la Corte", instó Caldas.