May viaja a Bruselas para intentar desbloquear las negociaciones del Brexit

Anuncios

Bruselas (AFP)

La primera ministra británica, Theresa May, se reunía este lunes por la noche en Bruselas con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para intentar desbloquear las negociaciones sobre el Brexit antes de la cumbre europea del jueves y el viernes.

Al ser preguntado acerca de sus expectativas, Juncker se limitó a comentar desde la capital belga: "veré a May esta noche, hablaremos, y ustedes verán la autopsia".

Aunque el gabinete de la primera ministra insiste en que esa reunión está prevista desde hace semanas, el viaje de May a Bruselas da una impresión de carácter de urgencia, tras una última ronda de negociaciones decepcionantes sobre el Brexit.

"Siempre hemos indicado que deseábamos que la salida de la Unión Europea (UE) sea un proceso fluido y [esta reunión] forma parte" de ello, señaló un portavoz del ejecutivo británico.

El ministro británico encargado del Brexit, David Davis, acompañará a May, mientras que Juncker estará junto al jefe negociador de la UE para el Brexit, Michel Barnier. Se prevé que la cena, que debía empezar a las 18H30 locales (16H30 GMT), dure alrededor de hora y media, según el portavoz.

Por su parte, la Comisión Europea habló de una cena "informal", en la que se tratará sobre "intereses europeos y geopolíticos" antes de la cumbre de finales de semana, y no únicamente del Brexit, según Margaritis Schinas, portavoz de la institución.

- "Un tigre en el motor" -

Hay que "poner un tigre en el motor" de las negociaciones, lanzó este lunes el ministro británico de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, al margen de una reunión con sus homólogos de la UE en Luxemburgo. Reino Unido, agregó, está dispuesto "a emprender conversaciones serias sobre la futura relación".

El jueves, Michel Barnier cerró la nueva sesión de conversaciones con el equipo británico lamentando "el punto muerto preocupante" en lo tocante a la cuestión financiera.

Oficiosamente, Bruselas considera que el monto de la factura debe oscilar entre los 60.000 y los 100.000 millones de euros. "Deben pagar", recalcó Juncker el viernes, acentuando la presión.

Este tema, junto con el destino de los expatriados y las consecuencias del Brexit para Irlanda, son los tres asuntos prioritarios para los que la UE exige "progresos suficientes" antes de empezar a hablar más profundamente de la futura relación con el Reino Unido.

A causa de este estancamiento, Barnier advirtió que él no será "capaz" de recomendarle a los dirigentes de los 27 que pasen a la fase siguiente de las conversaciones sobre la futura relación comercial durante la cumbre del jueves y viernes en Bruselas.

Pero, como muestra de buena voluntad, los europeos sí podrían comprometerse a iniciar "conversaciones preparatorias internas" sobre esta futura relación, según un proyecto de conclusiones de la cumbre.

Según fuentes europeas, esto permitiría ofrecer garantías a los británicos a la espera de la cumbre de diciembre, y empezar a trabajar sobre la idea que ya avanzó May de un periodo de transición de dos años tras la fecha prevista del Brexit, a finales de marzo de 2019.

A fines de abril, ambos responsables ya participaron en una cena parecida, tras la cual, según el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung, el presidente de la Comisión Europea consideró que Theresa May vivía en "otra galaxia".

Un avance en las negociaciones podría servirle a May para mejorar su imagen a nivel interno. Debilitada por su revés en las legislativas de junio.

La mandataria debe responder a las expectativas de unos y otros en el Reino Unido sobre la salida de la UE, empezando por algunos 'brexiters' que le piden que mantenga una línea dura frente a Bruselas.