La crisis migratoria en el Mediterráneo, agravada por el "infierno libio"

Anuncios

París (AFP)

La crisis humanitaria continúa en el mar Mediterráneo, donde cada mes miles de migrantes arriesgan su vida, sobre todo para huir de Libia, que se ha convertido para ellos en un "infierno", deploró este martes una ONG.

Desde la primera misión del "Aquarius" en febrero de 2016, el barco con el que la ONG SOS Mediterráneo rescata a migrantes que intentan llegar a Europa en embarcaciones precarias, "nada ha cambiado en el Mediterráneo", afirmó Francis Vallat, presidente de esta ONG en Francia, durante una conferencia de prensa en París.

"Los hombres, mujeres y niños rescatados en el mar huyen de una violencia generalizada que no hace más que agravarse en Libia", el primer puerto de salida de los migrantes africanos que buscan llegar a Europa, agregó.

Tras una caída del número de migrantes provenientes de Libia rescatados en el mar por la ONG desde el verano pasado, se registró un repunte en octubre, con 606 migrantes frente a 391 en septiembre, señaló la cofundadora y vicepresidenta de la ONG, Sophie Beau.

Beau destacó que la situación caótica en Libia, en donde prosperan milicias y traficantes que "secuestran, violan, torturan, extorsionan y hacen vivir una pesadilla a los migrantes", empuja a muchos a querer marcharse.

"Cada vez son más numerosos los migrantes que cuentan que se fueron porque ya no soportaban ser víctimas de esta violencia generalizada. Están atrapados porque no tienen papeles y su única salida es lanzarse al mar", explicó a la AFP.

Beau subrayó además la presencia creciente de menores entre los migrantes rescatados por la ONG (241 entre 606 en octubre). "El año pasado representaban un 20%, este año 35%, de los cuales entre 80% y 90% viajan solos".

Alrededor de 145.000 migrantes han llegado al sur de Europa desde África desde inicios de 2017, según las últimas cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Cerca de 2.800 han muerto o han desaparecido durante el viaje.