La OIT expresa preocupación por cambios en materia de trabajo esclavo en Brasil

Anuncios

Sao Paulo (AFP)

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) manifestó "preocupación" por los cambios en torno a la definición y fiscalización contra el trabajo esclavo en Brasil, informó Antonio Rosa, representante de la entidad en Brasilia.

"Brasil deja de ser a partir de hoy referencia en la comunidad internacional en materia de combate a la esclavitud", dijo el Coordinador del Programa de Combate al Trabajo Forzado de la OIT en el país.

Este lunes el Ministerio del Trabajo divulgó un decreto que modifica la definición de trabajo esclavo y deja en manos del ministro la inclusión de empresas en la llamada "lista sucia", que engloba a quienes incumplen los derechos laborales.

Según el texto, publicado en el Diario Oficial de la Unión, sólo podrá considerarse esclavitud la sumisión del trabajador bajo amenaza de castigo, la prohibición de transporte obligando al aislamiento geográfico, la vigilancia armada para retener al trabajador y la retención de documentos personales.

El decreto establece un concepto "condicionado a la situación de libertad, lo que no es así en el mundo, la esclavitud moderna no se caracteriza así", lamentó Rosa.

"Es una interpretación de la norma bastante restrictiva, lo que acaba por mudar su sentido, imposibilitando en la práctica las operaciones de combate al trabajo esclavo en todo el país", consideró el auditor fiscal del trabajo, Renato Bignami.

El decreto fue duramente criticado por el Ministerio Público del Trabajo, así como por la oposición en el Congreso, que vio en la medida una acción política del presidente Michel Temer, quien aguarda la discusión en el Legislativo de una segunda denuncia en su contra.

"Temer parece desconocer cualquier límite. Sepultar el combate al trabajo esclavo a cambio de salvación en la Cámara es escandaloso", valoró en un comunicado el diputado de Rede, Alessandro Molon.

"Nuestra preocupación es que las políticas públicas contra la violación de derechos humanos no sean conducidas en beneficio de ningún grupo", dijo Rosa.

Por su parte, la Secretaría de Inspección del Ministerio de Trabajo rechazó también el contenido del decreto en un comunicado interno divulgado este lunes y aclaró que no participó en la elaboración del mismo.

El documento afirma que "fueron detectados vicios técnicos y jurídicos" y aspectos que atentan contra la Constitución, la Convención 81 de la OIT y el Código Penal brasileño.