Estados Unidos

La justicia bloquea el tercer veto migratorio de Trump, excepto para Venezuela y Corea del Norte

El presidente Donald Trump, habla en la reunión del presidente del club de la Heritage Foundation en Washington
El presidente Donald Trump, habla en la reunión del presidente del club de la Heritage Foundation en Washington Joshua Roberts, Reuters

Un juez federal de Hawái suspendió temporalmente la aplicación del tercer decreto migratorio impuesto por el presidente de los Estados Unidos Donald Trump por considerarlo discriminatorio, excepto en el caso de Corea del Norte y Venezuela.

Anuncios

Este miércoles 18 de octubre estaba previsto que entrara en vigor el tercer veto migratorio de Donald Trump, sin embargo, la medida proclamada el pasado 24 de septiembre, que busca impedir de manera indefinida la entrada a Estados Unidos de la mayoría de ciudadanos de Irán, Libia, Siria, Yemen, Somalia, Chad y Corea del Norte, así como a ciertos funcionarios de Venezuela y sus familiares queda suspendida.

El juez federal de Honolulú, Derrick Waston, emitió la orden de suspender temporalmente la aplicación del veto tras recibir una demanda por parte de una mezquita de la ciudad, interpuesta por un imán y dos residentes de ese estado que aseguraron tener familiares en los países afectados.

Según el juez, el veto decretado por Trump "claramente discrimina en base a la nacionalidad". Agregó que la rechazada medida del presidente "sufre precisamente los mismos problemas que la anterior: carece de suficiente base para mantener que la entrada de más de 150 millones de nacionales de los seis países especificados sería perjudicial para los intereses de Estados Unidos".

Tras la suspensión judicial de seis de los ocho países que incluye el decreto (Irán, Libia, Siria, Yemen, Somalia y Chad), la implementación será solo para Venezuela y Corea del Norte.

France 24

En el caso de Venezuela, la medida migratoria solo afecta a funcionarios gubernamentales y a sus familiares. Se trata de empleados del gobierno de Nicolás Maduro encargados de proporcionar a Estados Unidos información sobre la identidad de los venezolanos que ingresan a su territorio, es decir, los trabajadores del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, así como del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería, entre otras instituciones.

Según afirmó el presidente Donald Trump en la proclamación de su veto, el gobierno de Maduro "no coopera en verificar si sus ciudadanos representan amenazas para la seguridad nacional o la seguridad pública" de Estados Unidos y, además, se niega a "compartir adecuadamente información relacionada con seguridad pública y terrorismo".

En el caso de Corea del Norte, la Casa Blanca argumenta que el régimen de Kim Jong-un se niega a intercambiar "cualquier tipo" de información con la Unión Americana.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, criticó la "orden peligrosamente defectuosa" del juez, que "socava los esfuerzos del presidente para mantener seguro al pueblo estadounidense".

Agregó que "el Departamento de Justicia defenderá vigorosamente la medida legal del presidente" y auguró que "el sistema judicial acabará por respaldar" el veto migratorio.

La última palabra la tendrá el Tribunal Supremo, que debe decidir en las próximas semanas si acepta estudiar la legalidad de las medidas proclamadas por el presidente Trump.

Se espera que este miércoles la administración Trump interponga un recurso en contra de la orden del juez de Hawái.

Reporte de Bricio Segovia, corresponsal de France 24 en Washington

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24