Saltar al contenido principal

Muerte de jefe de la ONU en 1961 pudo ser un ataque deliberado

Anuncios

Naciones Unidas (Estados Unidos) (AFP)

Un nuevo informe sobre el misterioso accidente aéreo en que murió en 1961 el entonces secretario general de la ONU Dag Hammarskjöld en Africa concluye que parece "plausible" que su aeronave fue atacada.

Un ataque deliberado a su avión es algo "plausible", asegura Mohamed Chande Othman, exjuez de Tanzania, en el informe, cuya publicación se espera para los próximos días y conseguido el martes por la AFP.

Este informe recoge nueva información hallada en archivos de Bélgica, Reino Unido, Canadá, Alemania y Estados Unidos.

El sueco Dag Hammarskjöld, el segundo secretario general de la ONU, murió el 18 de septiembre de 1961 cuando su avión, un DC-6, se estrelló cerca de Ndola, en Rhodesia del Norte, hoy Zambia. Se dirigía a negociar el cese al fuego en la provincia de Katanga, en el Congo, una región rica en minerales.

Dos investigaciones habían concluido que el accidente se debió a un error del piloto. Pero a partir de una resolución de la Asamblea General de la ONU en 2014 se ha investigado más en profundidad la teoría de que se trató de un ataque deliberado.

"Según la información que tenemos, parece plausible que un ataque externo haya sido la causa del accidente", dice en las conclusiones de este reporte.

El avión puede haber sido abatido "por un ataque directo contra el vuelo SE-BDY, que hizo que los pilotos desviaran su atención". Varios testigos "vieron más de un avión en el cielo" en el momento en que se estrellaba la aeronave que llevaba a Hammarskjöld, agrega el documento.

Según algunos testimonios, el segundo avión era un jet, mientras otros afirman que el SE-BDY fue acosado por otro avión y/o ya estaba en llamas antes de caer a tierra.

- Espías -

En ese momento, los rebeldes de Katanga que se oponían a la independencia del Congo Belga, podrían haber tenido en su poder otras aeronaves además el único jet modelo Fouga que se les conocía.

Según la información ofrecida por Estados Unidos, habían comprado tres del mismo tipo a Francia, y los mismos fueron entregados en 1961 "a pesar de las objeciones del gobierno estadounidense". Los rebeldes también tenían en su poder un avión alemán, de acuerdo a los documentos empleados en este nuevo reporte.

Estos documentos demuestran además que Reino Unido y Estados Unidos tenían agentes secretos en el Congo y en toda la región.

En sus conclusiones, Mohamed Chande Othman explica que no pudo confirmar la aseveración de que un piloto belga, apodado "Beukels", le había asegurado en 1967 a un diplomático francés, Claude de Kemoularia, que él había derribado el avión de Hammarskjöld o había hecho que se estrellara.

A Rusia y a Francia se les solicitaron documentos relacionados con este caso, y el exjuez recomendó a las Naciones Unidas que designe una persona para que analice todos los documentos relacionados con este caso, incluyendo grabaciones hechas en ese momento.

En agosto de 2016 un reporte previo por el entonces jefe de la ONU, Ban Ki-moon, aseguraba que ciertos documentos hablaban de una "Operación Celeste", cuyo objetivo habría sido la eliminación de Hammarskjöld.

En julio de 2015, apoyada en un estudio independiente, la ONU hizo suya la tesis de un ataque a este avión. En especial el organismo ha realizado esfuerzos para tener acceso a las grabaciones de la cabina de mando del DC-6 y a mensajes de radio que la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) había realizado en 1961.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.