Saltar al contenido principal

Docenas de muertos en ataques suicidas al oeste de Afganistán

Un soldado hace guardia fuera del puesto avanzado de Kitton a lo largo de la valla limítrofe en la frontera con Afganistán en Waziristán del Norte, Pakistán el 18 de octubre de 2017.
Un soldado hace guardia fuera del puesto avanzado de Kitton a lo largo de la valla limítrofe en la frontera con Afganistán en Waziristán del Norte, Pakistán el 18 de octubre de 2017. Caren Firouz / Reuters

Por lo menos 43 soldados afganos murieron en un ataque suicida al sudeste de Afganistán. Los oficiales dicen que es el tercer asalto por parte de los talibanes esta semana, y el mayor ataque "en los últimos seis meses".

Anuncios

Solo la última ola de ataques en la convulsa provincia de Kandahar, en la frontera con Pakistán, sumadas las provincias vecinas de Paktia y Ghazni, dejaron por lo menos 70 muertos y 170 heridos.

En Maiwand, provincia del último ataque, un combatiente suicida hizo detonar un vehículo militar cargado de explosivos contra una base del ejército sobre las 2:50 hora local. Acto seguido se dio un enfrentamiento armado de varias horas entre los militares desplegados y los talibanes.

France 24

Un portavoz del Ministerio de Defensa declaró en un comunicado: “Había más de 60 soldados en la base, 43 resultaron muertos, nueve heridos y 6 desaparecidos”.

Los ataques fueron similares en las provincias de Paktia y Ghazni, los cuales dejaron 69 víctimas mortales el pasado martes. En Ghazni también murió un reconocido general afgano. El presidente de ese país, Ashraf Ghani, publicó en Twitter: “Los terroristas pueden derramar nuestra sangre, pero no pueden quebrantar nuestra voluntad. RIP Gen. Abdiyani.”

Estados Unidos y sus aliados han mantenido miles de tropas a lo largo de Afganistán, incluso en Kandahar

Para el analista Mauricio Jaramillo Nassir, profesor internacionalista de la Universidad del Rosario en Colombia, los ataques demuestran que la guerra en Afganistan está lejos de su fin.

El Kandahar es una zona fronteriza con Pakistán, que en parte por su inaccesibilidad geográfica y por la debilidad estatal del gobierno afgano respaldado por Estados Unidos, ha sido un fortín talibán desde décadas.

“Es una zona que está lejos de estar pacificada. Estados Unidos emprendió un proyecto ambicioso de estatización de Afganistán, pero hay tres problemas. Primero, no hay supremacía étnica, lo que hace dificil un estado multietnico. Segundo, a pesar de la ocupación de Estados Unidos a largo plazo, no ha podido balancear las fuerzas. Y tercero, Estados Unidos no permite a otras fuerzas regionales participar en la reconstrucción de Afganistan, por ejemplo Irán - esto por razones geopolíticas.”

Para el analista, los talibanes todavía tienen un apoyo fuerte en la región de las mayorías sunitas. Para los habitantes de la región de Kandahar, la salida de los Talibanes implica incertidumbre. “¿Si salen los talibanes, quienes los van a proteger en un territorio donde el Estado no controla la violencia”?

Los talibanes han mantenido una insurgencia regular por años en un intento por quitar del poder el gobierno apoyado por occidente del presidente Ashraf Ghani. Y con el objetivo de reestablecer un régimen fundamentalista islámico.

Los Estados Unidos y sus aliados han mantenido miles de tropas a lo largo de Afganistán, incluso en la vulnerable zona del Kandahar. El propósito, según los voceros oficiales, es asistir las fuerzas afganas estatales y conducir operativos contra terroristas.

En el 2016, 6.785 miembros de las fuerzas de seguridad afganas murieron en combates

Después de los ataques en Paktia y Ghazni, la ONU hizo un llamado a parar la violencia e informó que en los primeros nueve meses del año ha habido por lo menos 2.640 civiles muertos. En el mismo comunicado, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, recalcó que esta ola de ataques “son violaciones de los Derechos Humanos y del Derecho Humanitario.” Y subrayó que “nunca pueden ser justificados”.

Según el inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) del congreso de Estados Unidos, el gobierno controla apenas un 57% del país.

En 2016, según datos de la misma fuente, 6.785 miembros de las fuerzas de seguridad afganas murieron en combates.

Con Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.