Saltar al contenido principal

Jacinda Ardern es la nueva primera ministra de Nueva Zelanda

La premier de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, en un evento del Partido Laborista en Wellington
La premier de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, en un evento del Partido Laborista en Wellington REUTERS Charlotte Greenfield

La nación del Pacífico Sur dará un giro tras 10 años liderados por conservadores. Un gobierno del Partido Laborista, moderno y en coalición, comandado por una mujer de 37 años, buscará dar un nuevo aire a la política del país.

Anuncios

Una mujer liberal, moderna, visionaria y con ideas innovadoras de como su país debe continuar su camino ante las adversidades que se presentan en el panorama internacional, así es Jacinda Ardern, la nueva primera ministra de Nueva Zelanda.

Su llegada al poder deja atrás varias semanas de disputas y desacuerdos entre los partidos políticos que participaron en los comicios generales y que, tras lograr una coalición entre el Partido Verde y los nacionalistas de Nueva Zelanda Primero, dieron a Ardern la posibilidad de llevar las riendas pese a que su formación no alcanzó la mayoría. De esta forma termina una década de gobierno conservador del Partido Nacional.

Con solo 37 años se convertirá en la primera ministra más joven de la historia de Nueva Zelanda y la tercera mujer en gobernarlo. Su llegada al poder coincide con el de otros jóvenes líderes a nivel mundial como el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau; el presidente de Francia, Emmanuel Macron; el primer ministro de la República de Irlanda, Leo Varadkar y más recientemente el nuevo canciller de Austria, Sebastián Kurz.

La nueva premier neozelandesa es hija de un policía retirado, nació y creció en la ciudad de Hamilton en un barrio de clase media en donde pudo ver de primera mano las necesidades que causa el desempleo y la falta de seguridad social. Estudió arte y comunicación en la Universidad de Waitako y desde los 17 se unió a las juventudes del Partido Laborista en donde ha tenido un rápido ascenso.

Sus detractores critican su falta de experiencia en cargos públicos, pero otros le avalan su carisma, sus ideas modernas y su cercanía con la población, un punto que consideran a favor para su mandato en el que los laboristas buscarán renegociar el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, TPP por sus siglas en inglés y reformar el banco central de Nueva Zelanda.

Con EFE.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.