Jefe de la ONU resalta "la crisis olvidada" en República Centroafricana

Anuncios

Naciones Unidas (Estados Unidos) (AFP)

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, viajará a República Centroafricana la próxima semana para llamar la atención del mundo sobre esta "crisis olvidada" y su alto costo en número de trabajadores humanitarios y cascos azules.

"República Centroafricana está muy lejos de llamar la atención de la comunidad internacional", dijo Guterres a la AFP y Radio Francia Internacional en una entrevista concedida este miércoles.

"El nivel de sufrimiento de la gente, pero también el trauma de los trabajadores humanitarios y los cascos azules merece nuestra solidaridad y estricta atención", dijo.

Guterres estará en la ciudad de Bangui el martes por el día de las Naciones Unidas, que celebra la entrada en vigor de la Carta de la ONU (1945), y estará también en Bangassou, en el sur, donde estalló un fuerte conflicto armado en mayo.

"Este es un gesto de solidaridad con las misiones de paz que trabajan en uno de los ambientes más peligrosos", dijo.

En los nuevos enfrentamientos en República Centroafricana chocan grupos armados que compiten por el control de los recursos naturales y áreas de influencia al tiempo que dicen estar protegiendo a sus comunidades.

Estas luchas involucran sobre todo a milicias cristianas y grupos ligados a los rebeldes Seleka, que en su mayoría son musulmanes.

Desde el comienzo del año, 12 trabajadores humanitarios y 12 integrantes de misiones de paz han sido asesinados en este país, lo que demuestra "cuánto se ha deteriorado la situación", afirmó el jefe de la ONU.

Mientras que varios funcionarios de la ONU se han mostrado alarmados por "signos incipientes de genocidio", Guterres asegura que ha tenido lugar una "limpieza étnica" en muchas partes del país.

Para sofocar esta violencia, Guterres afirma que los líderes religiosos tienen un "rol absolutamente indispensable", pues son quienes pueden retirar a las comunidades cristianas y musulmanas de estas luchas.

- Reforzar la misión de la ONU -

La espiral de violencia se alimenta de "grupos armados que recibieron ayuda externa", dijo sin dar mayores explicaciones. "El discurso de odio se hace además presente en los comunicados de muchos líderes comunitarios", agrega.

Guterres también se reunirá con las víctimas de abusos sexuales perpetrados por miembros de las misiones de paz como parte de su esfuerzo por atender las repetidas acusaciones que al respecto se han hecho contra los cascos azules en varias misiones alrededor del mundo.

La Minusca, la misión de la ONU en República Centroafricana, es una de la que enfrenta mayor número de acusaciones de violaciones.

Ese tipo de acusaciones llevaron a que Guterres decidiera este año el retiro de un contingente de la República del Congo.

El jefe de la ONU pidió el martes al Consejo de Seguridad reforzar la misión de paz en República Centroafricana con 900 cascos azules adicionales, aunque Estados Unidos, el principal contribuyente, presiona para disminuir los costos.

"Estoy convencido de que habrá un entendimiento entre todos los miembros del Consejo de Seguridad, incluyendo Estados Unidos" para incrementar el número de tropas en República Centroafricana para proteger civiles, dijo.

El Consejo debe decidir el próximo mes si aprueba las tropas adicionales para la Minusca, que actualmente cuenta con unos 12.000 cascos azules.

la violencia se desató en este país luego de la expulsión en 2013 del líder Francois Bozize por los rebeldes Seleka.

Francia intervino militarmente para expulsar a estos rebeldes, pero el país continúa sumido en la violencia.

Más de 600.000 personas debieron abandonar sus hogares dentro del país y otros 500.000 cruzaron la frontera y hoy son refugiados. La mitad de la población, unos 2,4 millones de habitantes, necesita algún tipo de ayuda.