Las grandes fechas del desafío independentista en Cataluña

Anuncios

Barcelona (AFP)

Estas son las principales fechas del ascenso del independentismo en Cataluña:

- De 2006 a 2010 -

En marzo de 2006, el parlamento español adopta un nuevo estatuto que refuerza la autonomía de Cataluña. El preámbulo la define como una "nación" dentro del Estado español.

En julio, el Partido Popular (por entonces en la oposición y ya dirigido por Mariano Rajoy), presenta un recurso contra el nuevo Estatuto de Autonomía ante el Tribunal Constitucional. Rajoy fustiga el texto como una amenaza a la unidad de España.

En junio de 2010, el Tribunal Constitucional anula una parte del Estatuto. Concluye que la referencia a Cataluña como "nación" no tiene "ningún valor jurídico" y que "la Constitución no conoce otra que la Nación española". Muchos catalanes se irritan y al mes siguiente cientos de miles se manifiestan.

- De 2012 a 2016 -

El 11 septiembre de 2012, más de un millón de personas se manifiestan en Barcelona con motivo de la Diada, la fiesta de Cataluña, bajo el eslogan: "Cataluña, próximo Estado de Europa".

El 20 de septiembre, Rajoy -jefe de gobierno desde 2011- se niega a negociar con el presidente catalán, Artur Mas, una mayor autonomía fiscal para Cataluña. Mas, un nacionalista conservador que poco a poco se hace independentista, gana las elecciones regionales en noviembre, prometiendo celebrar un referéndum de autodeterminación.

El 9 de noviembre de 2014, Cataluña organiza una consulta simbólica, declarada anticonstitucional por la justicia española. La tasa de participación es de alrededor del 35%. El 80% de los votantes se pronuncian a favor de la secesión.

El 27 de septiembre de 2015, los partidos independentistas obtienen la mayoría de los escaños del parlamento regional, que adopta el 9 de noviembre una resolución por la que declara el lanzamiento del proceso hacia la proclamación de un Estado catalán independiente en forma de república. Será luego anulada por el Tribunal Constitucional.

El 10 de enero de 2016, Carles Puigdemont, separatista de larga data, es designado presidente de Cataluña.

- 2017 -

En junio de 2017, Puigdemont anuncia la celebración de un referéndum de autodeterminación para el 1 de octubre, pese a su prohibición por la justicia española, con la pregunta: "¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de República?".

El 7 de septiembre, la justicia española suspende cautelarmente la ley que organiza la consulta.

El 20 de septiembre, se organizan grandes manifestaciones de protesta tras la detención de 14 altos responsables del gobierno catalán y la incautación de millones de papeletas.

El 30 de septiembre, el gobierno afirma haber desmantelado la organización del referéndum. Miles de personas, enarbolando banderas españolas, se manifiestan en Madrid a favor de la unidad de España.

El 1 de octubre, día del referéndum, las fuerzas del orden intervienen para incautar las urnas en al menos un centenar de colegios electorales. Imágenes de la violencia policial dan la vuelta al mundo. Más de 800 personas y unos 40 policías necesitan asistencia médica.

El gobierno central afirma que no hubo un referéndum.

El ejecutivo catalán afirma que el "sí" se impuso con eñ 90% de los votos con una participación del 42,3%. Puigdemont pide una mediación internacional.

El 3 de octubre, 700.000 personas, según la policía municipal, se manifiestan en Barcelona contra la violencia policial en medio de una huelga general en Cataluña.

El rey, en una inusual alocución televisada, se expresa con dureza, denunciando a los separatistas y solicitando restablecer el orden constitucional.

Al día siguiente, Puigdemont afirma a la BBC que su gobierno se prepara para declarar la independencia de Cataluña, probablemente "el fin de semana o la semana próxima".

El 10 de octubre, Puigdemont asume en el parlamento catalán "el mandato de que Cataluña se convierta en un Estado independiente en forma de República", pero pide suspender "los efectos de la declaración de independencia".

Un día después, Rajoy da a Puigdemont un plazo, que vence este jueves, para que renuncie a toda declaración de independencia; de lo contrario, amenaza con aplicar un artículo de la Constitución que permite suspender la autonomía de la región.