Guatemala revoca advertencia a jefe de misión de ONU sobre injerencia

Anuncios

Ciudad de Guatemala (AFP)

La cancillería de Guatemala cumplió una orden de la corte constitucional de revocar una advertencia al jefe de una misión antimafias de la ONU, el colombiano Iván Velásquez, de "abstenerse de inmiscuirse" en asuntos internos del país, informó este viernes una fuente oficial.

"Se ha cumplido con lo indicado en la resolución de la Corte de Constitucionalidad", la máxima instancia judicial de Guatemala, informó en un comunicado el departamento de Prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El martes, la cancillería renovó la visa de permanencia en el país de Velásquez, titular de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un ente adscrito a la ONU que apoya en la depuración judicial y el combate a la corrupción.

Sin embargo, la vicecanciller Alicia Castillo en una misiva a Velásquez le instó a "respetar la Constitución Política de la República de Guatemala y las leyes de Estado, así como de abstenerse de inmiscuirse en asuntos internos mientras se encuentre en territorio guatemalteco".

Velásquez está en la mira del gobierno por supuestamente haber sobrepasado sus funciones y actuado en asuntos internos. En agosto pasado, el presidente Jimmy Morales lo declaró "non grato" e intentó expulsarlo del país.

El miércoles, el máximo tribunal de Guatemala acogió un amparo presentado por activistas y pidió a la cancillería revocar la conminatoria expresada en la renovación de la visa oficial del jefe de la Cicig. Tras ser notificados la noche del jueves, la institución tenía hasta la mañana del viernes como plazo para cumplir la orden.

La corte constitucional señaló que, en caso de incumplimiento, Morales procediera a la inmediata destitución de la canciller Sandra Jovel y de Castillo.

El intento de expulsar a Velásquez tuvo lugar dos días después de que la fiscalía y la Cicig pidieran retirar la inmunidad del mandatario para investigarlo por sospechas de financiamiento ilegal de la campaña que lo llevó al poder en 2015.

La decisión de Morales provocó revuelo en Guatemala con protestas callejeras para exigir la renuncia del presidente al acusarlo de perpetuar la corrupción.