Cultura

El fotógrafo Malick Sidibé y las noches sesenteras en Bamako

La Fundación Cartier de París recuerda al artista africano Malick Sidibé con una exposición titulada “Mali Twist”, una muestra de más de 250 imágenes que desprenden todo su rock’n’roll fotográfico y retratan al Mali de los sesenta.

Anuncios

Al fotógrafo africano Malick Sidibé (1936-2016) le llamaban el “ojo de Bamako”. Pese a haber perdido la visión de un ojo durante su niñez, sabía dónde mirar y cuándo disparar su cámara con un estilo propio. Por eso ahora la Fundación Cartier de París, después de año y medio de su fallecimiento, rinde tributo a su legendaria fotografía con la exposición “Mali Twist”.

El título de este recorrido monográfico no es casual. Corrían los años sesenta cuando la capital de Mali, Bamako, despertaba de su letargo colonial y pasaba a ser el centro de la liberación cultural. Mali empezaba a tener su propio “twist”: las fiestas, el baile, la juventud en minifalda o en pantalones de campana que amanecía escuchando vinilos de James Brown… Todo eso fue lo que retrató y vivió Sidibé, e hizo que se convirtiera en uno de los mayores cronistas del continente africano.

Porque a Sidibé le gustaba recorrer los clubs nocturnos en busca de esas estampas de euforia y juventud. “Malick comunicaba su alegría. Amaba a los jóvenes y los jóvenes le amaban a él. Toda su obra brota de ahí, de ese amor”, afirma André Magnin, uno de los responsables de la muestra.

No es la primera vez que la Fundación Cartier expone su obra fuera del continente, pero sí la primera en mostrar más de 250 fotografías en blanco y negro, algunas inéditas y otras reconocidas como la “Nuit de Nöel” (1963), considerada por la revista ‘Time’ como una de las cien imágenes más relevantes de la historia.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24