Saltar al contenido principal

Un candidato opuesto a la injerencia europea y la inmigración, favorito en República Checa

Anuncios

Praga (AFP)

Los checos votan este viernes y el sábado en unas elecciones legislativas en las que parte como favorito el partido populista del empresario multimillonario Andrej Babis, opuesto a abrir las puertas a la inmigración y la injerencia europea.

Sin embargo, la victoria de este "Trump Checo" -como lo apodan algunos medios- podría ser menos decisiva de lo previsto y podría incluso conducir a un período de "caos", advierte el analista independiente Jiri Pehe.

Unos 8 millones de electores eligen a los 200 diputados en unos comicios que podrían catapultar al parlamento al partido SPD, opuesto a la Unión Europea y a la inmigración, como ya ha sucedido en otros países europeos.

Fundador del gigante agroalimentario, químico y mediático Agrofert, Babis, de 63 años, podría obtener al frente de su movimiento populista ANO entre 25 y 30% de los votos, según las encuestas.

Crítico con la zona euro y las directivas de Bruselas por considerarlas una limitación de la soberanía nacional, Babis no es ni hostil a la UE como tal ni partidario de un "Chexit".

"Los Estados deben ser dirigidos por los presidentes y primeros ministros y no por (el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude) Juncker. No quiero que haya más integración" que la actual, dijo Babis el jueves en el último debate en directo en la televisión privada TV Nova frente al ministro de Relaciones Exteriores, Lubomir Zaoralek, al frente del partido social-demócrata CSSD, proeuropeo.

- "Ni cupos, ni migrantes" -

"No queremos cupos, no queremos migrantes aquí, queremos frenar la inmigración y queremos tener por fin un primer ministro que le diga a (la canciller alemana, Angela) Merkel y (al presidente francés, Emmanuel) Macron que la solución se encuentra fuera de Europa, agregó el líder de ANO.

Zaoralek está lejos de opinar lo contrario. "No habrá cupos (de inmigrantes), puedo asegurarlo y prometerlo", afirmó. Y "nadie puede obligarnos a ingresar a la zona euro". Miembro de la UE desde 2004, la República Checa conservó su moneda nacional, la corona.

"Nuestra postura (acerca de la adopción del euro) es negativa. La zona euro fue un proyecto económico que se convirtió en proyecto político", afirmó por su parte Babis, antes de declararse hostil a la idea de "pagar las deudas griegas".

Tras una campaña inhabitualmente insulsa, nueve partidos podrían alcanzar el umbral de eligibilidad del 5%, con lo cual se corre el riesgo de abrir un período de incertidumbre antes de que se llegue a una coalición.

Pehe prevé "una situación bastante compleja tras las elecciones, incluso caótica, ya que el resultado de Andrej Babis no será tan espectacular como se espera, a causa de los escándalos" que opacan su imagen.

Según el analista, Babis estará obligado a negociar con formaciones como el CSSD, que no descartan una coalición con ANO, aunque sin su líder.

Andrej Babis tiene problemas con la justicia tras un procesamiento por fraude con fondos europeos, así como acusaciones de colaboración con la policía secreta comunista StB antes de 1989.

"Si pretende ser primer ministro y al mismo tiempo estar procesado, nadie de la UE le va a responder el teléfono", advirtió Zaoralek.

"Su partido (CSSD) tiene una larga tradición de corrupción", replicó Babis.

Las oficinas de votación estarán abiertas este viernes de 12H00 a 20H00 GMT y el sábado de 06H00 a 12H00 GMT. En ausencia de encuestas a pie de urna, los resultados se conocerán el sábado por la noche.

El gobierno resultante de las elecciones reemplazará al gabinete de centro-izquierda del socialdemócrata Bohuslav Sobotka, en el que Andrej Babis fue ministro de Finanzas entre enero de 2014 y mayo de 2017.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.