África

Polémica por la designación del presidente de Zimbabue como embajador de buena voluntad de la OMS

El presidente de Zimbabue Robert Mugabe interviene en la Asamblea General de la ONU. 21/09/2017
El presidente de Zimbabue Robert Mugabe interviene en la Asamblea General de la ONU. 21/09/2017 Eduardo Munoz / Reuters

Países, organizaciones en defensa de los derechos humanos y la oposición del país han criticado el nombramiento de Robert Mugabe como representante de la Organización Mundial de la Salud.

Anuncios

El presidente de un país en donde aproximadamente un 10% de la población es portador del VIH y en donde la esperanza de vida es una de las más bajas del mundo (hasta 56 años), es el nuevo embajador de buena voluntad de la Organización Mundial de la Salud. Se trata de un papel con el que se busca combatir enfermedades no contagiosas, como el asma.

La designación de Robert Mugabe la anunció en Montevideo, Uruguay, el director de este organismo Tedros Adhanom. Para el etíope, Zimbabue es una nación “que coloca la cobertura universal de la salud y su promoción en el centro de sus políticas”.

El Departamento de Estado de Estados Unidos manifestó que “este nombramiento claramente contradice los ideales de Naciones Unidas”.

Desde comienzos de este siglo, Washington ha sancionado al Gobierno de Mugabe por carencias en los derechos humanos y falta de garantías en sus elecciones.

El Reino Unido se unió al Ejecutivo norteamericano a través de un portavoz que definió como “sorprendente y decepcionante” esta elección.

En Zimbabue, el principal partido de la oposición MDC, aseguró que se trata de algo “irrisorio”. “El sistema de salud del país es caótico, es un insulto”, afirmó a AFP su portavoz Obert Gutu.

Human Rights Watch es una de las varias organizaciones que también ha condenado el nombramiento. “La corrupción de Mugabe diezma el sistema de salud de Zimbabue”, expresó a través de Twitter el director ejecutivo de la organización Kenneth Roth.

Mugabe ha estado en el poder desde 1980, tiene 93 años y según medios del país africano viajó en julio a Singapur para un tratamiento médico.

Otro sinsabor en la OMS

Con presencia en 150 países, la Organización Mundial de la Salud es la agencia de Naciones Unidas dedicada a combatir las enfermedades en el mundo. Su exdirectora Margaret Chan terminó su mandato en junio de este año bajo críticas por sobredimensionar la crisis del H1N1 y actuar con lentitud en el estallido mundial del virus del ébola.

Dicha crisis fue el mayor desafío reciente de la OMS y se cobró la vida de más de 11.000 personas en Guinea, Liberia y Sierra Leona entre 2014 y 2016. La propia Chan reconoció en una entrevista con la revista Time que la respuesta del organismo que dirigía “no estuvo al nivel” del estallido de la enfermedad.

Con AFP, Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24