Abadi rechaza ante Tillerson sus comentarios sobre las "milicias iraníes" en Irak

Anuncios

Bagdad (AFP)

El primer ministro iraquí, Haider Al Abadi, rechazó el lunes delante del secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, de visita en Bagdad, sus comentarios sobre las "milicias iraníes", insistiendo en que los combatientes eran iraquíes.

Tillerson llegó el lunes por la noche a Bagdad en una visita sorpresa, tras haber visitado Arabia Saudí y Catar en los últimos días.

"Los combatientes del Hashd son iraquíes que combatieron contra el terrorismo, defendieron su país y se sacrificaron para derrotar al grupo Estado Islámico (EI)", afirmó Abadi durante una reunión con Tillerson, según un comunicado de su gabinete.

El Hashd al Shaabi (Fuerzas de Movilización Popular) es una coalición de unidades paramilitares que agrupan a más de 60.000 iraquíes, la mayoría procedentes de milicias chiitas apoyadas por Irán.

Este grupo fue formado en 2014 para ayudar al ejército frente al EI y ha participado en diferentes batallas contra los yihadistas en Irak, con el apoyo de la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

El domingo en Riad, Tillerson, había llamado a "los combatientes extranjeros" y a "las milicias iraníes que se encuentran en Irak" a "volver a casa".

Previamente, el gabinete del primer ministro iraquí había afirmado que "ninguna fuerza extranjera" combate en Irak y que "nadie tiene derecho a interferir en los asuntos iraquíes".

A parte, Tillerson y Abadi también hablaron sobre las "medidas gubernamentales tomadas para restaurar la autoridad del poder federal en Kirkuk", indicó a la AFP el servicio de prensa del primer ministro iraquí.

Hace algo más de una semana, las tropas iraquíes retomaron el conjunto de la rica provincia petrolera de Kirkuk, de la que los peshmergas kurdos se habían apoderado a raíz del caos causado en 2014 por el fulgurante avance del grupo Estado Islámico (EI).

También retomaron otras zonas disputadas y que estaban siendo controladas por lo peshmergas kurdos.

Tillerson, que durante su gira por el Golfo recordó la oposición de su país al referéndum de independencia kurdo del 25 de septiembre, que desató una crisis entre Bagdad y Erbil, no se reunión con las autoridades de la región autónoma.

Éste fue el segundo encuentro en 24 horas entre Abadi y Tillerson, que ya se habían entrevistado el domingo en Riad.

Tras reunirse con Abadi, Tillerson mantuvo un encuentro con el presidente iraquí, Fuad Masum, kurdo, pero que acusó al presidente del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, de haber causado la crisis, señaló una fuente de la presidencia.