Un triple atentado cometido por mujeres kamikazes deja 14 muertos en Nigeria

Anuncios

Maiduguri (Nigeria) (AFP)

Tres mujeres kamikazes se hicieron estallar el domingo en Maiduguri, capital del estado de Borno, en el norte de Nigeria, matando a 14 personas e hiriendo a otras 18, indicaron fuentes de seguridad.

"Por el momento, hemos contabilizado 14 personas muertas y 18 heridas en el triple atentado suicida de ayer de noche (domingo)", declaró Ahmed Satomi, de la Agencia de gestión de las emergencias para el estado de Borno (SEMA).

"El barrio de Muna Garage (en Maiduguri, donde se perpetraron los atentados) es vulnerable. Este año hemos censado 13 ataques suicidas", agregó.

"Pienso que tenemos que reforzar la seguridad en esa zona", advirtió Satomi.

Muna Garage esta ubicado en la periferia de la capital de Borno. Su estación de autobuses es uno de los lugares más frecuentados de la ciudad, en tanto el campo de refugiados, que cobija a miles de personas que han huido de la violencia, carece de toda protección en su perímetro.

El domingo, "una primera mujer hizo estallar su cinturón de explosivos a las 21H45 (20H45 GMT) frente a un pequeño restaurante callejero", había indicado una fuente militar, que prefirió mantenerse anónima.

"Unos minutos más tarde, otra mujer se hizo explotar en el mismo barrio, justo delante de la entrada del campo de desplazados", añadió.

El cinturón de explosivos de la tercera mujer no funcionó totalmente y no causó víctimas.

El domingo se había alertado acerca de la presencia en Maiduguri de "numerosos miembros del grupo Boko Haram merodeando en los alrededores", indicó una fuente militar.

Maiduguri, la ciudad donde fue fundado el grupo yihadista nigeriano, había regresado a una calma relativa a pesar de atentados esporádicos.

Sin embargo, la ciudad de Konduga, a veinte kilómetros de la capital, es escenario de violencia recurrente desde hace meses.

El wstado de Borno, epicentro de violencia entre el ejército y Boko Haram, sigue siendo en buena medida inaccesible, aunque el grupo yihadista ya no controla los amplios sectores de territorio que ocupaba hasta 2015.

Cerca de un millón de personas hallaron refugio en la gran ciudad del noreste y muchos viven en campos de refugiados, donde la situación humanitaria y de seguridad es muy precaria.

El martes, diez personas serán juzgadas por "disturbios del orden público", tras haber organizado una protesta espontánea en septiembre para denunciar las condiciones de vida en los campos.

La insurrección de Boko Haram, particularmente violenta desde 2009, ha devastado el norte de Nigeria, causando por lo menos 20.000 muertos y 2,6 millones de desplazados.