Estados Unidos

Cinco preguntas para entender el acuerdo nuclear iraní que Trump pretende renegociar

El presidente de EE. UU., Donald Trump, pronuncia una declaración en el Rose Garden of the White House en Washington, EE.UU., 23 de octubre de 2017.
El presidente de EE. UU., Donald Trump, pronuncia una declaración en el Rose Garden of the White House en Washington, EE.UU., 23 de octubre de 2017. Joshua Roberts / Reuters

Donald Trump declaró que no certificaría a Irán ante el Congreso, una manera de renegar el acuerdo de Viena, pero sin salirse de él. Cinco explicaciones para cinco preguntas que siguen en la agenda.

Anuncios

El pasado viernes 13 de octubre,  Donald Trump confirmó que el gobierno iraní no está cumpliendo con el pacto multilateral y anticipó que puede cancelar el convenio “en cualquier momento” si no consigue las modificaciones deseadas. Pero no se retiró del acuerdo como se llegó a especular.

En cambio, prometió duras sanciones contra la Guardia Revolucionaria, fuerza armada del Líder Supremo del país.

¿Por qué Trump no quiere certificar el cumplimiento del acuerdo por parte de Irán?

El presidente de EE.UU. tiene la obligación cada 90 días de certificar ante el Congreso que Teherán está respetando el acuerdo de Viena y que el acuerdo sigue conforme a los intereses de la nación americana.

Pero el presidente Donald Trump durante su campaña presidencial prometió romper este acuerdo que calificó de “vergonzoso”. Irán, para el presidente de Estados Unidos, hace parte de los “Estados satánicos”. Un oficial del Departamento de Estado declaró al periódico americano The National el 12 de octubre 2017 que “estamos muy preocupados por las acciones provocativas de Irán para apoyar al terrorismo o desestabilizar la región. Estamos decididos a poner el país frente a sus responsabilidades.”

La decisión de Trump de no certificar el acuerdo iraní es parte de una estrategia más amplia para frenar las “acciones nocivas” del país en Medio Oriente.  Washington reprocha a Teherán la continuación de su programa de misiles balísticos y le acusa de financiar al terrorismo en la región, violando “la filosofía” del acuerdo de Viena.

Donald Trump no presentó ninguna prueba de que Irán está incumpliendo el acuerdo. No hace distinción entre el texto del acuerdo que está exclusivamente centrado en las actividades nucleares del país y las otras actividades criticadas a Teherán.

¿Qué es el acuerdo sobre el nuclear iraní?

Este acuerdo fue firmado en 2015 entre Irán y los cinco países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU (China, Rusia, Francia, Gran Bretaña, EE.UU.) y Alemania para garantizar que el programa nuclear iraní se desarrolla efectivamente para fines civiles y no militares. Este prevé un levantamiento progresivo de las sanciones económicas contra el país siempre y cuando cumpla con un plan de acción para reducir su capacidad de enriquecimiento del uranio, limitar su producción de plutonio; evitando su utilización militar y permitir un reforzamiento de las inspecciones de la Agencia Internacional para la Energía Nuclear (AIEA).

En su último informe del 31 de agosto de 2017, la AIEA certificó que Irán está cumpliendo su plan de acción conforme al acuerdo.

El levantamiento de las sanciones económicas ha permitido un crecimiento del 6.6 % del PIB según el FMI entre el año 2016 y 2017.

¿Qué pasará después de la declaración de Trump?

Al no certificar el acuerdo, Estados Unidos no se retira del mismo, pero el presidente deja la ‘pelota’ en mano de los congresistas que tienen 60 días para decidir si imponer nuevamente las sanciones económicas que habían sido levantadas con el acuerdo.

Sin embargo, Donald Trump no está pidiendo restablecer sanciones. Además, todo indica que será muy improbable que el congreso vote a favor pues los Republicanos no tienen suficiente respaldo sobre el tema y los Demócratas se oponen a las nuevas sanciones. Hasta el senador demócrata Ben Cardin que se había opuesto al acuerdo de Viena en 2015, declaró que “se trata de una de las más peligrosas decisiones de la presidencia que pone en peligro la seguridad nacional”.

¿Cuáles son las apuestas de Donald Trump al no certificar a Irán?

El objetivo principal de Donald Trump es detener la influencia de Irán en Medio Oriente como su capacidad de acción.

Con la no certificación, espera renegociar un acuerdo más fuerte. Pero China y Rusia declararon que no piensan tener en cuenta la declaración de Trump y las capitales europeas explicaron que no quieren renegociar el acuerdo. Alemania, Francia y Gran Bretaña firmaron una declaración común para respaldar el acuerdo y expresar su preocupación en cuanto a la nueva estrategia de Donald Trump sobre Irán. Federica Mogherini, jefa de la diplomacia europea, aclaró por su parte que el acuerdo de Viena es y seguirá de pie, recordando a Washington que no se trata de un acuerdo bilateral.

Por otra parte, para renegociar, Trump tendría que tener algo que ofrecer a Irán a cambio, lo que no es el caso.

Sin embargo, al amenazar designar a la Guardia Revolucionaria como organización terrorista, las empresas europeas, francesas, alemanas o italianas que están invirtiendo en el mercado iraní, tendrían que elegir entre el mercado americano y el mercado iraní.  Así la administración Trump lograría conseguir golpear económicamente a Irán sin romper el acuerdo de Viena y presionar a los países europeos para que vuelvan a la mesa de las negociaciones.

¿Cómo reacciona Teherán?

En una conferencia de prensa, Bahram Qasemi, porta-voz del Ministerio del Exterior Iraní, reaccionó ante la agencia IRNA, sobre la designación por Estados Unidos de la Guardia Revolucionaria como organización terrorista “Si hacen esto, la reacción de Irán será decisiva, aplastante y Estados Unidos tendrán que asumir las consecuencias.”

El primer efecto de la no certificación, lejos de seguir cumpliendo con el acuerdo, Irán se siente empujado para reabrir su programa nuclear militar. El supremo líder, el Ayotollah Khamenei, amenazó con hacer trizas el acuerdo nuclear si EE.UU. decide salir de él.

Se abre un periodo de grandes turbulencias e incertidumbres en el que la amenaza nuclear vuelve al primer plano.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24