Las elecciones no son suficientes para evitar la intervención en Cataluña

Anuncios

Madrid (AFP)

El Gobierno de España advirtió este martes de que no basta con que el presidente independentista catalán convoque elecciones autonómicas anticipadas para evitar tomar el control directo de la región, que debe recibir luz verde este viernes del Senado.

"En este momento, el incumplimiento de las obligaciones del señor [Carles] Puigdemont no se soluciona simplemente convocando elecciones", previno el ministro de Justicia, Rafael Catalá, en entrevista a la radio pública RNE.

El Gobierno central dijo la semana pasada que, si Puigdemont llamaba a elecciones en Cataluña, detendría la intervención de la autonomía, pero Catalá dejó ver que ese tiempo había pasado.

Puigdemont debería además señalar "expresamente" que no se ha producido una declaración de independencia, algo que según el Gobierno no ha hecho pese a un requerimiento formal, y declarar "cuáles son las obligaciones que tiene la Generalitat de cumplir las leyes, de acatar la Constitución", dijo.

"No lo ha hecho hasta hoy, por lo tanto tampoco [...] yo personalmente tengo grandes expectativas", señaló el ministro.

El Senado español debe aprobar el viernes la propuesta del Gobierno central, que al amparo del artículo 155 de la Constitución -nunca usado hasta ahora- busca cesar al Ejecutivo catalán para dirigir la región desde Madrid y convocar elecciones regionales en máximo seis meses.

Puigdemont aún no ha anunciado si acudirá o no al Senado para presentar sus alegaciones.

Mientras, los partidos independentistas mayoritarios en el Parlamento de Cataluña propusieron un pleno el jueves, en el que podrían declarar la independencia de esta región de 7,5 millones de habitantes, inmersa desde hace años en una escalada de tensión con Madrid por las aspiraciones separatistas de una parte considerable de sus ciudadanos.

Los independentistas se siente legitimados por el referéndum de autodeterminación inconstitucional que realizaron el 1 de octubre, en el que -según ellos- ganó el 'sí' con un 90% de los votos, aunque con una baja participación (el 43%).