La justicia chilena absuelve a 11 mapuches acusados del asesinato de dos ancianos

Anuncios

Santiago (AFP)

La justicia chilena absolvió este miércoles a once mapuches, entre ellos una 'machi', o mayor figura religiosa y médica de los indígenas, acusados por el asesinato de un matrimonio de ancianos en 2013 tras el incendio de su casa.

En uno de los juicios más emblemáticos de la causa mapuche, el juez del Tribunal Oral de Temuco (sur) Ignacio Rau, decretó la absolución de los 11 indígenas acusados del delito de "incendio terrorista" con resultado de muerte del matrimonio Luchsinger Mckay.

La pareja murió calcinada tras el ataque intencional a su casa en el sur de Chile.

La prueba aportada por los acusadores resultó "insuficiente" para demostrar el carácter terrorista del ilícito, explicó el juez Rau, en la audiencia pública de lectura del veredicto al cabo de casi cuatro años de investigación judicial.

"Al no haberse superado el estándar probatorio exigido (...) se dictará sentencia absolutoria" a los imputados, dijo el magistrado.

Entre los acusados está la 'machi' o mayor figura religiosa y médica de los mapuches, Francisca Lincolao, quien purgó nueve meses de prisión preventiva por este caso.

"Yo no miento, soy machi y hablo con la verdad", dijo al finalizar la audiencia Lincolao, quien acusó además de "racismo" a la fiscalía, que presentó la acusación terrorista sobre ella y otros 10 miembros de su comunidad.

El ataque en el que murieron los ancianos -el 4 de enero de 2013- fue calificado de inmediato como un "acto terrorista" por el gobierno del entonces mandatario derechista Sebastián Piñera.

El incendio consumió por completo la vivienda habitada por el agricultor Werner Luchsinger, de 75 años, y su esposa, Vivianne Mckay, miembros de una familia de origen suizo que llegó a tener más de 1.000 hectáreas en la zona.