España / Cataluña

Carles Puigdemont deja en manos del Parlament el futuro de Cataluña

El presidente catalán Carles Puigdemont llega para presidir una reunión de gabinete en el Palacio de la Generalitat en Barcelona, España, el 24 de octubre de 2017.
El presidente catalán Carles Puigdemont llega para presidir una reunión de gabinete en el Palacio de la Generalitat en Barcelona, España, el 24 de octubre de 2017. Ivan Alvarado / Reuters

El presidente de la Generalitat dijo que "la aplicación del artículo 155 es abusiva e injusta" y que "no hay ninguna garantía que justifique la celebración de unas elecciones”. Se mantiene la incertidumbre en Cataluña.

Anuncios

La confusión sigue protagonizando el devenir del intento de independencia de Cataluña y la negativa férrea de la institucionalidad española.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, anunció este jueves 26 de octubre que deja en manos del Parlament la decisión de si se convocan elecciones autonómicas o si se hace una declaración de independencia unilateral.

Puigdemont explicó que en la mañana de este jueves había "considerado la posibilidad de convocar elecciones", en un intento de "agotar todas las vías para encontrar una solución dialogada y pactada".

“No hay ninguna garantía que justifique hoy la celebración de unas elecciones”, dijo desde el palacio de la Generalitat Puigdemont.

El ‘president’ argumentó falta de garantías ante la aplicación del artículo 155. "Es una aplicación fuera de la ley, abusiva e injusta, que busca erradicar no solo el soberanismo sino toda la tradición del catalanismo que nos ha llevado hasta aquí", señaló antes de añadir: "no acepto estas medidas por injustas".

El líder catalán llamó una vez más al diálogo y se quejó de que “nadie puede decir que no he hecho sacrificios para hablar”. Agregó que “una solución pactada en un conflicto político como este debe ser democrática".

La aplicación del artículo 155 disolvería el Govern y destituiría al president

Previamente todos los cálculos apuntaban a que la convocatoria a elecciones fuera el desenlace. Esto para frenar la aplicación del artículo 155 de la Constitución española.

La aplicación del punto supondría que el gobierno de Madrid asuma completamente el control de la región; la disolución del Govern como se conoce, la destitución de su presidente, el control de los Mossos d’Esquadra y la convocatoria a elecciones.

El gobierno de Mariano Rajoy ha endurecido su posición a medida que ha tenido respaldo interno e internacional, donde se cuenta a la Unión Europea que cerró filas en torno a proteger la unidad de España y respaldó la aplicación del artículo.

Las consignas de apoyo a Puigdemont cambiaron a sugerencias de “traición” y “deslealtad”

Decenas de estudiantes se manifestaron este jueves antes de la declaración de Puigdemont al frente del Palau de la Generalitat donde las consignas cambiaron de apoyo a su presidente a sugerencias de “traición”.

En medio de la confusión se conoció que los diputados del PDeCAT (Partido Demócrata Europeo Catalán) Albert Batalla y Jordi Cuminal dimitieron al Parlament antes de que Puigdemont tomara la decisión de dejarle al Parlament la decisión de convocar o no a elecciones autonómicas. Los parlamentarios de la coalición Junts Pel Sí anunciaron también su renuncia al partido, una forma de presión al 'president'.

El alcalde de Molins del Rey, Joan Ramón Casals decidió esperar el desenlace a diferencia de Batalla y Cuminal pero adelantó que si se convocaba a elecciones dejaría su silla en el parlamento.

La CUP (Candidatura de Unidad Popular) por su parte ha sido la más crítica contra Puigdemont. Con calificativos de “deslealtad” ha iniciado una campaña para que se respeten los resultados del referendo independentista celebrado el primero de octubre.

Carles Puigdemont, el líder independentista catalán, sigue contra las cuerdas en un momento en el que más de 1.400 empresas dejaron Cataluña, la institucionalidad española se niega a negociar y no vacila en la aplicación del artículo 155 y poco a poco sus antiguos aliados lo van dejando solo. En sus ya pocas opciones, la división se hace más profunda entre el independentismo catalán.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24