Bagdad ataca las finanzas de los kurdos de Irak y de Siria 

Anuncios

Bagdad (AFP)

Las autoridades iraquíes, dispuestas a castigar las finanzas de los kurdos en Irak y en Siria, lanzaron este viernes un ultimátum a los peshmergas para que abandonen un puesto fronterizo que representa una fuente de financiación clave para ellos.

A centenares de kilómetros de allí, en el oeste desértico de Irak, las fuerzas iraquíes libraban violentos combates contra los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI), en el segundo día de una ofensiva destinada a expulsarlos de su último bastión del país.

El Ejército iraquí no sólo lucha contra el EI, sino también contra la región autónoma del Kurdistán, que agravó la crisis con el gobierno de Bagdad al organizar en septiembre un controvertido referéndum sobre su independencia.

A pesar de los intentos de apaciguamiento del Kurdistán, el poder federal decidió retomar todas las zonas disputadas con los combatientes kurdos, los peshmergas, en el norte. Las fuerzas iraquíes controlan ahora la provincia petrolera de Kirkuk, así como territorios de la provincia de Nínive, fronteriza con Turquía.

Según el Gobierno, las tropas iraquíes conquistaron en las últimas 24 horas algunos pueblos cercanos al puesto fronterizo de Fish Jabur a raíz de violentos combates. Los kurdos negaron sin embargo haber cedido terreno durante esa ofensiva.

- Petróleo, contrabando -

Bagdad trata de proteger el acceso de su oleoducto hacia el puerto turco de Ceyhan tomando el puesto fronterizo y la zona de Fish Jabur, situada al extremo de un triángulo formado por los territorios turco, sirio e iraquí.

El puesto fronterizo se encuentra en el límite de la provincia de Dohuk, bajo la autoridad de la región autónoma del Kurdistán iraquí, aunque Bagdad asegura que la Constitución le concede el control de la frontera.

El Ejército dio este viernes "unas horas" a los kurdos para que abandonaran la zona del puesto de Fish Jabur, y los combates quedaron interrumpidos a la espera de que se cumpla ese plazo.

El área de Fish Jabur, una franja de una decena de kilómetros, es contigua a las zonas controladas en Siria por las Unidades de Protección Popular kurdas (YPG), donde se encuentran "los campos petrolíferos de Rumeylan y de Cratshuk", según el responsable iraquí.

Las YPG, aliadas de Washington en la lucha contra el grupo Estado Islámico (EI), están vinculadas al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) turco, considerado como "terrorista" por Ankara y sus aliados occidentales.

Los combatientes kurdos intentan "defender la zona" porque forma parte del recorrido de los camiones cisterna que transportan el petróleo de los dos campos controlados por el "PKK y las YPG", aseguró el responsable iraquí.

El petróleo se vende luego de contrabando en Turquía "ya que ninguna vía de acceso permite transferir directamente el petróleo de Siria a Turquía", añadió.

- Combates contra el EI -

Entretanto, en el frente de los combates contra el EI en la provincia occidental de Al Anbar, cerca de la frontera con Siria, un general iraquí afirmó a la AFP que sus tropas, respaldadas por combatientes tribales, "afrontaron este viernes a los yihadistas en el sur de la región de Al Qaim, disparando misiles y utilizando su artillería".

En el segundo día de la ofensiva contra el último bastión del EI en Irak, varias fuentes militares anunciaron la muerte de unos 20 combatientes yihadistas, sin mencionar ninguna baja entre sus filas.