España / Cataluña

Cataluña: así está el mapa político del independentismo catalán

El presidente catalán Carles Puigdemont abandona la cámara después de una sesión en el Parlamento Regional de Cataluña en Barcelona, España, el 26 de octubre de 2017.
El presidente catalán Carles Puigdemont abandona la cámara después de una sesión en el Parlamento Regional de Cataluña en Barcelona, España, el 26 de octubre de 2017. Reuters / Albert Gea

En el remate de una semana turbulenta en España se decide el futuro de Cataluña que atraviesa una crisis política sin precedentes. Si se declara la independencia o no, o si se llaman a elecciones anticipadas son las decisiones sobre la mesa.

Anuncios

Desde el primero de octubre el mapa político de España no es el mismo. Mucho menos el de Cataluña. Los partidos, las coaliciones y las jugadas políticas han sido los protagonistas en la sombra de la crisis política que vive España.

Ahora con la decisión mayor sobre el Parlament y el artículo 155 de la Constitución de España caminando, vienen días trascendentales para el futuro de Cataluña.

Frente a una institucionalidad cerrada en torno a la unidad, un flaco apoyo de la comunidad internacional y el resquebrajamiento intestino del independentismo catalán, Carles Puigdemont, el president de la Generalitat, está contra la pared.

Este es el mapa de la situación política de la región que tiene la atención del mundo:

España está conformada por 17 comunidades autónomas (CCAA). Cada CCAA institucionalmente posee una Asamblea Legislativa, que es elegida por voto popular, un Consejo de Gobierno con funciones ejecutivas y un presidente de la comunidad autónoma.

En Cataluña la Generalitat es el andamiaje del sistema político catalán cuyo presidente es el popular Carle Puigdemont. La Generalitat se compone por el Parlament, la misma Asamblea Legislativa, conformada a su vez por  135 diputados; y el Gobierno de Cataluña, el ejecutivo, es decir el Consejo de Gobierno.

En las votaciones autonómicas catalanas del 27 septiembre del 2015 fueron elegidos los 135 diputados del Parlament, 72 escaños fueron ganados por los independentistas. Donde la Coalición de los partidos reunidos bajo el nombre de Junts pel Sí (JXSí), a favor de la independencia de Cataluña, obtuvo el 45% de los escaños, es decir 61 curules. Puigdemont pertenece a este partido y ante la crisis catalana intenta mantener una posición de unidad independentista. El presidente del partido JXSí, Lluís Corominas, anunció el jueves que su grupo propondrá este viernes declarar la independencia en el Parlament.

División en el corazón del independentismo catalán

Sin embargo, dentro del mismo partido de coalición de Puigdemont hay fricciones, el partido Esquerra Republicana de Catalunya (ECR)  espera la declaración unilateral de independencia. Sin embargo, el Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCAT) espera el anuncio de elecciones anticipadas. Los anticapitalistas  rechazan que se convoque a elecciones porque lo consideran una traición a la voz del pueblo manifestada en el referendo del 1 de octubre. Con respecto a la posición de los partidos Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium y CUP está el precedente de apoyo con dudas a Puigdemont cerrando filas hace dos semanas cuando se suspendió la declaración de independencia.

Miquel Iceta presidente del Partido de los socialistas de Cataluña (PSC), de línea no independentista y con 25 escaños en el Parlament, durante el pleno catalán se ofreció a acompañar a Puigdgemont al Senado en Madrid para ofrecer un pacto de Estado por Cataluña.

El presidente catalán Carles Puigdemont (C) y otros miembros del gobierno regional catalán asisten a una manifestación organizada por los movimientos independentistas catalanes ANC (Asamblea Nacional Catalana) y Omnium Cutural.
El presidente catalán Carles Puigdemont (C) y otros miembros del gobierno regional catalán asisten a una manifestación organizada por los movimientos independentistas catalanes ANC (Asamblea Nacional Catalana) y Omnium Cutural. Reuters

Lluís Rabel, presidente de Catalunya. Sí que es Pot (CSQP), apuesta por el diálogo. CSQP no está a favor de la independencia, su partido ostenta 16 curules. Durante su intervención instó a hacer lo que haga falta para preservar el autogobierno de Cataluña y declaró que "Se ha acabado un ciclo. El camino de la unilateralidad se ha demostrado impracticable" refiriéndose a Puigdemont dijo "si hoy hace los movimientos necesarios para preservar el autogobierno tendrá a todas las fuerzas progresistas de esta cámara y del país a su lado".

Xavier García Albiol, Partido Popular de Cataluña (PPC), con 11 escaños en el Parlament señaló:  "Estamos hartos de que una minoría independentista se crea la propietaria de Cataluña". Desde las sillas del partido Candidatura de Unidad Popular (CUP), que tiene 10 curules, la diputada Anna Gabriel advirtió  que "El artículo del 155 abre la caja de pandora de la recentralización” y que “nace de la sed de venganza y de humillación contra el independentismo y contra todo un país"

Por su parte Inés Arrimadas, presidenta del partido de la oposición: Ciutadans (C’s), con 25 escaños increpó a Puigdemont en el pleno del Parlament la noche del jueves 26 de octubre diciendo: "Usted no quiere debatir nunca. Usted no fue al Senado cuando tuvo la oportunidad, ni a la conferencia de presidentes, ni al Congreso. A nosotros nunca nos hace réplica. Le hemos pedido 15 veces comparecencia en el Parlament para hablar de distintas cuestiones. ¿Sabe cuántas veces ha venido? Cero. No da la cara, no le gusta dialogar. Ni siquiera hoy ha dado la cara".

Puigdemont podría intentar frenar el artículo 155 en Madrid

Los escenarios para los próximos días son cada vez más complejos con la sombra del artículo 155 haciéndose más grande y vertical.

El Parlament puede soprender al realizar la declaración unilateral de independencia en la jornada del jueves. Esto dejaría a los ultras pro independencia satisfechos y no tanto a los que ya sienten el peso de la institucionalidad española.

El ‘president’ Puigdemont podría viajar a Madrid e ir al Senado para frenar el artículo 155 y convocar a elecciones, lo que resquebrajaría por dentro la unidad del Govern al presentarse una cascada de renuncias a las coaliciones, partidos y al mismo Parlament de los más puristas.

La activación del artículo 155 traería consecuencias tanto para España como para Cataluña y ninguno está seguro de asumirlas. Comprendería la disolución del Govern como se conoce, la destitución de su presidente, el control de los Mossos d’Esquadra y la convocatoria a elecciones.

Las medidas políticas del independentismo catalán y las salidas de renglón del ya sólido discurso de Madrid serán claves para destrabar la maraña política en la que se encuentra sumida la región.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24