El grupo IAG saca provecho del mercado hispánico y del queroseno barato

Anuncios

Londres (AFP)

Los beneficios del grupo aéreo AIG aumentaron en el tercer trimestre, favorecidos por los buenos resultados del mercado latinoamericano y la caída de los precios del queroseno, lo que lo mantiene en una buena posición en un sector en crisis.

Entre el 1 de julio y el 30 de septiembre, el beneficio neto fue del 7,5%, para alcanzar los 1.000 millones de euros, anunció este viernes la casa matriz de las compañías españolas Iberia y Vueling, británica British Airways e irlandesa Aer Lingus.

"Todas nuestras compañías fueron bien", aseguró el director general del grupo, Willie Walsh.

Walsh destacó un aumento del 2,2% de los ingresos por pasajero, a tasa de cambio constante, un indicador importante del sector, gracias "a las mejoras en los mercados español y latinoamericano".

"Nuestros principales mercados, América del Norte y Europa, fueron positivos y British Airways registró fuertes reservas en el segmento premium", agregó el grupo británico-español, que dio cuenta no obstante de un impacto negativo por las intemperies y el contexto de terrorismo.

Juntas, las cuatro compañías transportaron a 31,259 millones de pasajeros en el tercer trimestre, un aumento del 1,3% en relación al año anterior.

El grupo dio además cuenta de buenos resultados en su actividad de carga, impulsados por la región Asia-Pacífico.

La facturación de IAG creció un 2%, a 6.617 millones de euros, mientras que su beneficio de explotación subió un 9%, a 1.261 millones de euros.

Para los primeros nueve meses del año, el beneficio neto llegó al 5,6%.

El grupo estimó que el fallo informático gigante que afectó a British Airways un fin de semana largo a finales de mayo en Gran Bretaña tuvo un coste de 65 millones de euro, en concepto de indemnización de los pasajeros.

Este fallo obligó a la compañía a anular 726 vuelos en tres días y provocó un caos inmenso en los aeropuertos londinenses de Heathrow y Gatwick, afectando a 75.000 pasajeros.

A mediados de junio, Walsh había anunciado que este fallo tuvo un coste de unas 80 millones de libras (90 millones de euros).

IAG benefició en cambio entre enero y septiembre de una caída del 8,4% de sus costes de queroseno, por la caída de los precios del petróleo y la llegada a su flota de aviones más económicos en combustible.

El grupo dio cuenta además de un impacto negativo de 115 millones de euros en beneficio operativo vinculado al cambio de divisas, en especial por la caída de la libra frente al euro en medio de las inquietudes por el Brexit.

Con todo, el grupo espera obtener un beneficio operacional de 3.000 millones de euros en 2017, un aumento del 18%.

IAG sigue siendo rentable en un sector en que varias compañías están siendo desmanteladas, revendidas o en quiebra, como la alemana Air Berlin, la italiana Alitalia o la británica Monarch.