La petrolera mexicana Pemex registra pérdidas en el tercer trimestre

Anuncios

México (AFP)

La petrolera estatal mexicana Pemex reportó este viernes una pérdida de 101.808 millones de pesos (5.309 millones de dólares) en el tercer trimestre del año, debido principalmente al impacto en su producción de los desastres naturales que golpearon al país en septiembre.

El resultado, sin embargo, se compara positivamente con la pérdida de 118.323 millones de pesos que anotó en el mismo lapso del 2016.

Pemex rompió así con una racha de tres trimestres consecutivos de ganancias, tras un periodo en que instalaciones clave de la compañía suspendieron operaciones debido al impacto de tormentas y sobre todo de dos fuertes terremotos que sacudieron a México en un lapso de menos de dos semanas, en septiembre.

La producción de crudo entre julio y septiembre cayó un 12% a 1,884 millones de barriles por día, frente al mismo lapso del año pasado, mientras que la producción de derivados de petróleo y gas también registró declives en todos sus rubros.

Pemex detalló que su refinería de Salina Cruz, en Oaxaca (sur), la más grande del país, entró en un paro preventivo de seguridad debido a los sismos del 7 y el 19 de septiembre y que estima reiniciar operaciones en las próximas semanas.

"La atípica coincidencia de fenómenos naturales tuvo un impacto importante en el nivel de proceso de crudo", destacó la empresa en su reporte a inversionistas.

Pemex dijo también que la depreciación del peso mexicano frente al dólar provocó pérdidas cambiarias en el período, en momentos en que la compañía debió incrementar la compra de productos como gasolina y diésel para satisfacer la demanda del mercado nacional.

Pese a ello, los ingresos totales por ventas y servicios crecieron un 20,5% en el trimestre, a 331.352 millones de pesos (17.281 millones de dólares).

Pemex, la empresa más grande de México, cuyos ingresos representan alrededor de 16% del presupuesto público, enfrentó en años recientes serias dificultades financieras debido al declive de su producción de crudo y a un desplome en los precios internacionales del petróleo.

Para evitar una catástrofe, la compañía aplicó el año pasado un vasto plan de recortes y saneamiento financiero con fuerte apoyo del gobierno federal.

Esas medidas y la gradual recuperación del precio del petróleo permitieron a Pemex lograr ganancias netas en el último trimestre de 2016 y los dos primeros de este año.