Los católicos de Birmania, preocupados por si el papa emplea la palabra "rohinyá" en su visita

Anuncios

Rangún (AFP)

Los católicos birmanos afirmaron el viernes estar "nerviosos" ante la visita del papa, que el lunes volvió a hablar del medio millón de musulmanes rohinyás que huyeron de Birmania desde finales de agosto, temiendo que emplee el término "rohinyá", tabú en ese país.

"Existe un cierto nerviosismo en cuanto al uso del término 'rohinyá'. Es un tema muy sensible para la gente de aquí", declaró a la AFP el padre Mariano Soe Naing, portavoz de la Conferencia de obispos católicos de Birmania.

"Nuestro temor es que, si lo pronuncia, podría haber problemas", agregó, y mencionó el riesgo de que el gobierno civil de Aung San Suu Kyi, que recibe al pontífice, se moleste si el papa habla sobre los rohinyás.

El papa estará en Birmania del 27 al 30 de noviembre, y luego en Bangladés hasta el 2 de diciembre, según la Santa Sede.

Según las últimas cifras de Naciones Unidas, más de 580.000 musulmanes rohinyás huyeron de Birmania desde el 25 de agosto para refugiarse en el vecino Bangladés. Esta crisis empezó cuando los rebeldes rohinyás, denunciando los malos tratos que esa minoría padece en Birmania, atacaron varias comisarías a finales de agosto, lo que conllevó una severa represión del ejército.

"Hay 200.000 niños rohinyás en los campos de refugiados" en Bangladés, subrayó el lunes el papa, que habló públicamente de "la persecución de la minoría religiosa de nuestros hermanos rohinyás".

Sin embargo, el término "rohinyá" es tabú en Birmania, donde se llama a los miembros de esa minoría étnica "bangladesíes", pues los birmanos los consideran inmigrantes ilegales del país vecino, pese a que muchos de ellos están allí desde hace generaciones y tenían documentos de identidad hasta que la junta militar se los retiró en 1982.