América Latina

Otto Pérez y su esperado juicio por corrupción

El expresidente de Guatemala Otto Pérez Molina.
El expresidente de Guatemala Otto Pérez Molina. Esteban Biba / EFE

El expresidente enfrentará un juicio por defraudación aduanera y enriquecimiento y asociación ilícita, tras verse obligado a renunciar al poder hace más de dos años por el escándalo que provocó el caso.

Anuncios

El 2 de septiembre de 2015, el entonces presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, renunció al poder acusado de liderar la trama de corrupción aduanera denominada "La Línea". Desde mediados de septiembre de ese año, y tras perder la inmunidad, el exmandatario fue enviado a prisión preventiva por dos años y medio al igual que su vicepresidenta, Roxana Baldetti.

Solo hasta este viernes 27 de octubre, después de tres días de una audiencia que envió a juicio a 28 de los 30 detenidos, el juez penal, Miguel Ángel Gálvez, determinó que Pérez Molina y Baldetti ejercieron la dirección, supervisión y control de la red de corrupción, por lo que decidió enviarlos a juicio.

El juez Gálvez detalló que, en tan solo cuatro meses, entre junio y septiembre de 2014, Baldetti habría alcanzado un beneficio personal de cinco millones de quetzales (unos 645.000 dólares).

La investigación fue develada por el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig). “La Línea” era una compleja estructura de defraudación aduanera que, a través de sobornos entre particulares, operadores y funcionarios de la Superintendencia de Administración Tributaria de Guatemala (SAT), estafó al Estado guatemalteco.

Al perder la inmunidad, en septiembre 2015, Pérez Molina declaró que tuvo "miles de herramientas a la mano, entre ellas la de expulsar a la Cicig". Pero, que preferió enfrentar las cosas con "valentía, honor y dignidad".

A principios de octubre de este año, el expresidente denunció que la investigación en su contra es un "circo político", en el que fue señalado de forma "anticipada", y precisó que entendía el origen de este caso como la supervivencia de la Cicig en el país.

La Cicig es una institución solicitada a la Organización de Naciones Unidas (ONU) por el Gobierno de Guatemala para investigar los casos de corrupción en el país.

Desde 2015, la Cicig y la Fiscalía emprendieron una cruzada contra la corrupción y desarticularon más de una docena de tramas de corrupción, que involucran a altos exfuncionarios del Ejecutivo.

Justamente, el actual presidente de Guatemala y excomediante, Jimmy Morales, sucesor de Pérez Molina, está bajo la lupa de la Cicig, ya que en agosto de este año inició unas pesquisas con la Fiscalía para aclarar las presuntas irregularidades en el financiamiento de su campaña electoral y el supuesto cobro de favores que privilegiaban a contratistas.

Ante el escándalo, el presidente Morales intentó expulsar del país al presidente de la Cicig, el abogado colombiano Iván Velásquez Gómez, quien entre 2006 y 2012, lideró las investigaciones que evidenciaron los supuestos lazos entre los grupos paramilitares al margen de la ley y políticos de Colombia.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24