Se reanuda el juicio de 221 presuntos autores de la intentona golpista en Turquía

Anuncios

Ankara (AFP)

El juicio de 221 presuntos instigadores del intento de golpe de Estado del 15 de julio de 2016 en Turquía se reanudó este lunes por la mañana cerca de Ankara, en una sala de audiencias especialmente construida para todos los procesos vinculados con la intentona golpista.

Entre los acusados, todos militares salvo 12, figura el predicador Fethullah Gülen, exiliado en Estados Unidos y considerado por las autoridades turcas como el cerebro del golpe fallido. Juzgado en ausencia, Gülen niega cualquier implicación.

El golpe de Estado fallido dejó casi 250 muertos, sin contar a los golpistas, y miles de heridos, en enfrentamientos por toda Turquía en la noche del 15 de julio de 2016.

Los acusados, principalmente procesados por intento de derrocamiento del orden constitucional y pertenencia a una organización "terrorista", podrían ser condenados a cadena perpetua.

El proceso se abrió el 22 de mayo y, durante semanas, 56 de los acusados presentaron su defensa, según un recuento de la agencia de prensa estatal Anadolu.

Akin Öztürk, exjefe de la fuerza aérea y uno de los acusados con más graduación en el juicio, rechazó todos los cargos de los que se le acusaba.

La sesión de este lunes comenzó con la defensa de Ali Gültekin, excomandante del Estado Mayor.

El presidente del tribunal señaló, al principio de la sesión, que se añadía una carpeta de 70 terabytes de imágenes de las cámaras de vigilancia de la noche del golpe de Estado fallido, precisando que serán entregadas a los abogados, según Anadolu.

- Purgas -

Desde la intentona golpista, más de 50.000 personas han sido detenidas y más de 140.000, despedidas o suspendidas por todo el país.

En los últimos días, fueron detenidos casi 60 militares en servicio, sospechosos de pertenecer al movimiento del predicador Gülen, informó este lunes Anadolu.

Pero, además de los presuntos simpatizantes del predicador, las purgas también afectaron a los opositores políticos del presidente, Recep Tayyip Erdogan, a los medios críticos con su gobierno y a activistas de derechos humanos.

Así, otros dos procesos se reanudarán el martes en Estambul. En uno se juzga a los colaboradores del diario crítico con el poder Cumhuriyet, acusados de actividades "terroristas", y en el otro, a la escritora Asli Erdogan, acusada de llevar a cabo "propaganda terrorista".

La autora, que no está emparentada con el presidente turco, fue puesta en libertad condicional en diciembre, tras haber pasado más de cuatro meses en detención provisional por haber colaborado con el diario prokurdo Ozgür Gündem, cerrado por decreto ley en octubre de 2016, acusado de "propaganda terrorista".

Además, la semana pasada se abrió el proceso de once activistas de derechos humanos, incluyendo a responsables de la ONG Amnistía Internacional en Turquía, a los que se acusa de actividades "terroristas".

Se decretó la libertad condicional para todos los acusados, excepto para Taner Kiliç, presidente de Amnistía Internacional en Turquía, sospechoso de estar relacionado con el golpe de Estado fallido.

La comunidad internacional sigue muy de cerca estos procesos y denuncia las restricciones impuestas a la libertad de expresión en Turquía desde la intentona golpista.