Guatemaltecos acuden en masa a cementerios para honrar a sus muertos

Anuncios

Ciudad de Guatemala (AFP)

Miles de guatemaltecos con comida, bebidas y flores abarrotan este miércoles los distintos cementerios del país para visitar las tumbas donde fueron sepultados sus seres queridos, en el marco del Día de todos los santos.

La festividad es una mezcla de religión y tradición que algunos celebran con cometas de papel y desfiles de disfraces, como en el municipio de Villa Nueva, al sur de la capital, donde se desarrolla el llamado convite "Los Fieros".

Ese desfile fue declarado patrimonio intangible de la nación y es una tradición bicentenaria que recorre las principales calles y avenidas del centro de Villa Nueva con personas disfrazadas con máscaras.

Los visitantes a los camposantos llegaban cargados con velas amarillas y blancas, flores de colores y coronas con rosas, en su mayoría de papel y plástico, para adornar las tumbas o a dejar comida a sus deudos.

Este año, varias organizaciones humanitarias en el cementerio general de la capital, el más grande del país, colocaron fotografías de sus seres queridos desaparecidos durante el conflicto armado que ensangrentó este país entre 1960-1996.

Según la Procuraduría de los Derechos Humanos, unas 45.000 personas desaparecieron en la guerra civil, que dejó en total unos 150.000 muertos.

La campaña se denominó "¿Dónde están?, en nuestra memoria, corazón, en la historia de Guatemala, en la lucha diaria por los derechos humanos".

Para este miércoles, las autoridades locales esperan unos 2,5 millones de visitantes al cementerio general.

En el día de los muertos, los guatemaltecos acostumbran celebrar con el platillo tradicional llamado fiambre, el cual elaboran con verduras, carnes, mariscos, quesos y embutidos, además de conservas dulces.

En prevención de incidentes, la mayoría de los 35.000 agentes de la Policía Nacional Civil fueron destacados en los cerca de 700 cementerios públicos y privados del país, que a diario llora la muerte de unas 16 personas a causa de la violencia, uno de los índices más altos de Latinoamérica.

Contrario a la religiosidad y devoción de muchos guatemaltecos, en el poblado indígena de Todos Santos (oeste) se realizaba una singular carrera de caballos.

En tanto, en los pueblos mayas de Sumpango y San Lucas Sacatepéquez se elevaban barriletes (cometas) gigantes de papel para honrar a los difuntos.