Unión Europea

La Unión Europea implementa un acuerdo bilateral con Cuba

El Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodriguez Parrilla, y la alta representante de Política Exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, firmaron un acuerdo bilateral, el 12 de diciembre de 2016.
El Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodriguez Parrilla, y la alta representante de Política Exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, firmaron un acuerdo bilateral, el 12 de diciembre de 2016. François Lenoir / AFP

La Unión Europea y Cuba están fortaleciendo sus relaciones con la entrada en vigor provisional de un acuerdo bilateral que pone fin al aislamiento de la isla. Los países miembros de la Unión Europea aún deben ratificar el tratado.

Anuncios

El Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entró de manera provisional en vigor el pasado 1 de noviembre. Según la alta representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, “la Unión Europea y Cuba están verdaderamente pasando una página. Un nuevo capítulo de nuestra asociación empieza ahora”.

La aplicación del acuerdo pone fin a la estrategia diplomática de la “posición común” establecida desde 1996 y que vinculaba todo avance en la relación bilateral a los progresos en democratización y derechos humanos de la isla. La “posición común” fue impulsada por el expresidente de España, José María Aznar. Por eso, Cuba era el único país de la región que no tenía un pacto bilateral con la Unión Europea.

El acuerdo fue negociado de abril del 2014 a marzo del 2016 y fue firmado en diciembre pasado. Debe servir para “acompañar” al gobierno de La Habana en su proceso de modernización económica, política y social, señaló la jefa de la diplomacia europea.

"Un marco contractual que reafirma las bases de respeto, de observancia del derecho internacional", según la diplomacia cubana

Para el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, el acuerdo pretende consolidar relaciones “estables, respetuosas, mutuamente beneficiosas y a largo plazo”. Además, Cuba considera que sus vínculos con la Unión Europea se desarrollan, por primera vez, “bajo un marco contractual que reafirma las bases de respeto, de observancia del derecho internacional y de los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas”.

El diálogo sectorial, la cooperación bilateral y la colaboración comercial son los tres ejes centrales de este pacto. El objetivo de este nuevo paso es también de reforzar la democracia y el respeto de los derechos humanos, un objetivo por el cual ambos partidos se reunirán periódicamente. Económicamente, el pacto bilateral crea una plataforma común para inversiones y para cooperar más estrechamente en desafíos globales, en las palabras de la Unión Europea.

Las energías renovables, el desarrollo rural, el medio ambiente, la buena gestión, la seguridad o la creación de empleo son, entre otras, áreas de interés común incluidas en el plan del acuerdo. Para lograr a una cooperación bilateral fuerte, las actividades serán conducidas “con todos los actores en Cuba”, explica la Comisión Europea, es decir el sector público y privado, las autoridades locales, la sociedad civil y organizaciones internacionales.

Cuba necesita 2.500 millones de dólares de inversiones extranjeras

La isla aprobó en 2014 una nueva Ley de Inversión Extranjera pero los resultados no satisfacieron las expectativas. En efecto, entre 2014 y 2016, el flujo de capital extranjero apenas sumó a 1.500 millones de dólares, así empujando a Raúl Castro, presidente de Cuba, a estimular el proceso de apertura de la isla. En 2017, la inversión extranjera se elevó a 2.000 millones de dólares. Sin embargo, según cálculos oficiales, Cuba necesita entre 2.000 y 2.500 millones anuales para sostener su desarrollo económico.

Anna Ayuso, investigadora sobre América Latina por el centro de reflexión CIDOB, analiza que “lo que necesita ahora Cuba es sobre todo inversiones y acceso a financiación internacional”. Ayuso explicó a AFP que el acuerdo va a aportar “seguridad” a los actores europeos, ayudando Cuba a sobrepasar el embargo estadounidense todavía en vigor.

Con el acuerdo, el bloque europeo confirma así su acercamiento a Cuba, en un momento donde las relaciones entre Estados Unidos y el gobierno de Castro están bajo presión por el giro del presidente Donald Trump. De hecho, la entrada en vigor del tratado coincide con la votación en las Naciones Unidas de una resolución sobre la isla en la que se pide el cese del bloqueo impuesto por el gobierno de Washington.

Con EFE y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24