El hermano del yihadista Merah es condenado a 20 años de cárcel

Anuncios

París (AFP)

La justicia francesa condenó este jueves a 20 años de prisión a Abdelkader Merah, hermano del yihadista Mohamed Merah, quien en 2012 asesinó a siete personas, tres de ellos niños judíos, en Toulouse, al suroeste de Francia.

Los cinco magistrados de la corte penal especial de París condenaron a Abdelkader Merah por "asociación de malhechores terrorista criminal". No obstante, le retiraron la acusación de complicidad, por la que podía ser condenado a cadena perpetua.

Otro hombre, Fetah Malki, acusado de haber vendido el arma y el chaleco antibalas a Merah con conocimiento de su radicalización, también fue declarado culpable de asociación de malhechores terrorista y recibió una condena de 14 años de cárcel.

La acusación había solicitado la cadena perpetua contra Abdelkader Merah, tras cinco semanas de audiencias marcadas por los desgarradores testimonios de las familias de las víctimas.

Los asesinatos cometidos por Mohamed Merah fueron los primeros atentados yihadistas cometidos en Francia desde 1995 y marcaron el inicio de una nueva forma de terrorismo que en los últimos cinco años se ha cobrado más de 240 vidas en todo el país.

Entre el 11 y el 19 de marzo de 2012, Mohamed Merah asesinó a tres militares, un profesor y tres alumnos de una escuela judía en las ciudades de Toulouse y Montauban (suroeste), antes de ser abatido por la policía tras un asedio de 32 horas.

La abogada general, Naïma Rudloff, representante de la acusación, había pedido a la corte dar "una lección de democracia" desenmascarando el "nuevo rostro" del terrorismo.

"Se hizo justicia", reaccionó uno de los abogados de la parte civil, Patrick Klugman, "lamentando que la corte no haya llegado hasta el final de su propio trámite", en referencia a la acusación de complicidad.

Abdelkader Merah, de 35 años, era conocido por sus vínculos con grupos salafistas ultraconservadores. La acusación lo presentaba como un mentor religioso que teledirigió los asesinatos, mientras que sus abogados lo consideraban un chivo expiatorio de los crímenes de su hermano.

Abdelkader admitió haber estado presente cuando Mohamed robó una moto que utilizó en los ataques, pero negó estar al tanto de sus intenciones.

"Lo digo y lo repito, no tengo nada que ver con los asesinatos cometidos por mi hermano", afirmó este jueves Abdelkader Merah antes de que los jueces se retiraran para deliberar durante ocho horas.