Republicanos se aprestan a presentar en el Congreso su reforma fiscal

Anuncios

Washington (AFP)

Los republicanos se aprestaban a ultimar la reforma fiscal para desvelarla este jueves en el Congreso, a pesar de las divisiones internas y la presión del mandatario Donald Trump por conseguir una victoria legislativa antes de que acabe el año.

La nueva medida será presentada a las 11H15 locales (15H15 GMT) y supondrá el mayor ajuste tributario desde la era de Ronald Reagan en la década de 1980.

Pero las discrepancias internas están afectando las últimas horas de negociaciones, que se llevan a cabo en secreto. Ningún demócrata respalda la reforma, por lo que el Partido Republicano necesita que todos sus congresistas voten al unísono.

Según algunos detalles de la legislación filtrados por la prensa estadounidense, la escala del impuesto sobre los ingresos cambiará con una rebaja para todos los hogares. La tasa máxima actual de 39,6% será mantenida, pero se aplicará a partir de los 500.000 dólares de ingresos (1 millón para una pareja casada), un parámetro más alto que el actual.

El plan republicano quiere suprimir casi todas las deducciones fiscales, un tema que terminó provocando los desacuerdos más fuertes en el seno del partido. La presentación de la reforma fue retrasada un día para alcanzar precisamente un compromiso.

Por otro lado, seguirán las deducciones para las intereses vinculados a préstamos inmobiliarios, aunque se establecerá un límite; también se impondrá un tope para los impuestos locales; y se conservarán los planes de pensiones (conocidos como 401k).

El impuesto sobre sucesiones, que actualmente sólo pagan las grandes fortunas, será derogado dentro de seis años, mientras que el impuesto sobre sociedades bajará de 35% a 20%, tal y como avanzaron la Casa Blanca y los republicanos.