La malnutrición de los niños rohinyás en Bangladés sigue agravándose

Anuncios

Ginebra (AFP)

El nivel de malnutrición de los niños rohinyás que malviven en campos de refugiados en Bangladés, huyendo de Birmania, se ha duplicado en los últimos meses y es potencialmente mortal, advirtió este viernes Unicef.

"Los datos preliminares de una estimación llevada a cabo la semana pasada en el campo de Kutupalong, en Cox's Bazar, Bangladés, reveló una tasa de 7,5% de malnutrición aguda severa potencialmente mortal", dijo la organización en un comunicado.

"Es una tasa dos veces mayor a la observada entre los niños rohinyás en mayo de 2017", añade el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia.

Cerca de 900.000 musulmanes rohinyás de Birmania viven en condiciones deplorables en campos de refugiados en el sur de Bangladés. De ellos, 600.000 han llegado al país desde agosto, huyendo de los enfrentamientos en Birmania que la ONU considera una "limpieza étnica".

"Acabo de llegar de Bangladés y es algo que se ve realmente y en especial en la frontera. La situación de estos niños que siguen llegando es preocupante", dijo el portavoz de Unicef, Christophe Boulierac, en un comparecencia de prensa en Ginebra.

Unicef tampoco se esperaba una tasa tan elevada de malnutrición severa en el campo de Kutupalong, que es más antiguo que los otros y tiene infraestructuras de mejor calidad.

Unicef y otras organizaciones ya están tratando a más de 2.000 niños malnutridos en quince centros y quieren abrir otros seis más.